Llegada al resort Coco Bodu Hithi en las Maldivas

Nuevo post del blogtrip a las Maldivas que las Fashion Travel Bloggers hicimos en noviembre de 2016. En este relato nos trasladamos hasta un nuevo resort: Coco Bodu Hithi.

A las once y media de la mañana nos marchamos del Banyan Tree Vabbinfaru con un poco de pena. Sin embargo, nos duró poco porque estábamos emocionadas por conocer el nuevo hotel adonde nos trasladábamos: el Coco Bodu Hithi. Natalia y otros empleados se despidieron de nosotros en el muelle y vimos como nos decían adiós con la mano mientras nuestro bote se alejaba mar adentro.

Coco Bodu Hithi Maldivas infinty pool

Veinte minutos más tarde, surcando un océano sin viento ni olas, llegamos al muelle de la isla-hotel Coco Bodu Hithi. El gerente y una comitiva de empleados nos dio una calurosa bienvenida y luego nos sentamos en una zona del bar mientras hacíamos los trámites de registro. Nos dieron un zumo tropical con hielo y nos presentaron a Sonia, la bióloga marina del hotel, que justamente es de Barcelona y llevaba trabajando allí solo tres semanas antes de nuestra llegada. Estuvimos hablando con ella y preguntándole muchas cosas. Después de rellenar un formulario y hablar sobre las actividades que íbamos a realizar, nos subieron a un cochecito parecido a los que hay en los campos de golf y nos llevaron a nuestra habitación circulando por un camino rodeado de jungla. Así comprobamos que la isla de Bodu Hithi es más grande que la de Velavaru o la de Vabbinfaru. Del mismo modo, también tiene muchas más habitaciones y tiene hasta cuatro restaurantes distintos.

Coco Bodu Hithi Maldivas habitacion

Cuando entramos en la habitación, alucinamos. Era enorme. Y un solo espacio. Nada más entrar, te topas con una bañera redonda muy grande. A mano izquierda, los lavamanos, y detrás una gran cama orientada hacia un patio exterior con piscina, tumbona y ducha. A mano derecha, una sala de estar con un sofá para unas seis personas, televisor y reproductor de CD, orientado a una terraza con tumbona, sofá con cojines y un caminito que lleva a la playa de arena blanca y agua turquesa. Absolutamente espectacular. Era tan grande que bromeábamos diciendo que se podía jugar a fútbol en su interior.

Coco Bodu Hithi Maldivas piscina

Al cabo de un rato, volvimos a la zona de recepción y estuvimos haciendo tiempo hasta la hora de comer. Vimos el bar con terraza junto a una infinity pool encarada al océano. Vimos el restaurante japonés de sushi. Vimos otro restaurante más allá. Todo el mobiliario es muy moderno y de buen gusto. Finalmente, subimos las escaleras hasta el reservado del Wine Loft. Allí tenían preparada una mesa junto a la bodega de vinos y nos sirvieron una de las mejores comidas de todo el viaje. Primero, ensalada con marisco, y segundo, curry tailandés supersuave con pollo y leche de coco, acompañado con arroz tres delicias y unos crackers de gamba. De postre elegimos un plato de frutas cortadas y un pastel de queso de arándanos con una textura increíble y un sabor excelente.

Coco Bodu Hithi Maldivas postres

Salimos de allí muy contentos y volvimos a la habitación. Poco después, salimos de nuevo para ir al spa del hotel, donde nos esperaba un masaje balinés. El spa del Coco Bodu Hithi está situado en una plataforma sobre el océano, y todas las salas de masaje tienen vistas al mar. En la recepción nos sentamos a esperar nuestro turno y nos trajeron un té frío mientras leíamos unas revistas. Entonces nos hicieron rellenar un formulario donde había que especificar varios detalles. Por ejemplo, si teníamos alguna dolencia, o qué grado de presión queríamos que ejercieran durante el masaje (escogimos el grado medio). Luego nos condujeron a una sala y nos dijeron que nos desnudásemos y nos pusiéramos una especie de slip. Una de las paredes era de cristal y se veía una piscinita y el océano a su través. Luego las masajistas volvieron a la sala, nos tumbamos en las camillas y empezó el masaje mientras sonaba música relajante.

Coco Budu Hithi Maldivas playa

Al cabo de una hora, salimos de allí bien machacados y con una sonrisa de satisfacción. ¡Nos habríamos quedado una hora más!

El resto de la tarde la aprovechamos para tomar fotos de la puesta de sol en el horizonte. También probamos la piscina particular y nos bañamos un rato en la playa. Había una calma muy agradable y soplaba tan poco el viento que las olas del mar apenas hacían ruido al chocar suavemente en la arena.

Coco Bodu Hithi Maldivas

A la hora de la cena, fuimos al restaurante Stars. Se encuentra en la plataforma sobre el mar, junto a una pasarela de «water villas» muy elegante. Cenamos en la terraza, con una iluminación tenue y acompañados de la luz de las estrellas. La comida fue exquisita. Había foie sobre pan ligeramente tostado o ensalada de quinoa o muchos otros entrantes. Como plato principal había langosta, ternera, pato, risotto. Y estaba todo buenísimo. Coincidimos en que había sido la mejor cena de todo el viaje hasta el momento. Antes del postre se puso a llover, así que nos trasladamos a unas mesas a cubierto. De postre pedimos crème brûlée, que estaba excepcional, y un helado de almendras y mousse de manzana y lima, también muy bueno.

Coco Bodu Hithi Maldivas sunset

Más tarde dejó de llover y nos fuimos a la habitación muy contentos. Qué comida y qué habitación tan impresionantes. La estancia en el Coco Bodu Hithi prometía dejarnos totalmente anodadados.

DATOS DE INTERÉS

Coco Bodu Hithi: «Island Villa» desde 842$ la noche con desayuno buffet, podéis incluir media pensión agregando 89$. Traslado en lancha rápida: 227$ viaje de ida y vuelta desde el aeropuerto. Hay que reservarlo junto con el hotel.

NOTA: El resort Coco Bodu Hithi junto con la oficina de Turismo de las Maldivas invitaron a las Fashion Travel Bloggers a conocer el resort y las actividades que ofrece para ayudar a hacer difusión de ellas. Las opiniones vertidas en este artículo son 100% nuestras y totalmente sinceras.

Deja un comentario