2016: repaso a un año de grandes viajes

365 días ya han pasado. Qué rápido, ¿verdad? Y aquí estamos un año más con un resumen de cómo ha ido el 2016 en cuanto a viajes se refiere. El año pasado en estas mismas fechas escribía el resumen postrada en la cama y con una pierna enyesada. ¿Recordáis que me rompí el peroné en el viaje por Argentina? Este hecho ha condicionado nuestro año viajero, que ha destacado por tener pocas escapadas, pero varios grandes viajes ¡Empezamos el resumen del año!

Así acabé el viaje por Argentina y el año 2015 :/

El primer trimestre del año estuve de baja laboral hasta principios de marzo y, luego, estuve yendo a rehabilitación todos los días hasta finales de junio. Solo hubieron tres pequeñas escapadas que me sacaron de la rutina «trabajo-fisioterapia». La primera fue a finales de marzo, cuando aprovechamos los festivos de Semana Santa para pasar cuatro días en Islandia. La idea original era ir 9 días a Islandia, pero al haber vuelto de la baja solo un par de semanas antes no era plan de pedir vacaciones. Así que aprovechamos los avios y modificamos el vuelo de ida (porque el vuelo a Islandia lo habíamos comprado justo antes de ir a Argentina, ¡qué ojo!). Así, aprovechamos solo los festivos de Semana Santa. Y no me quejo, porque el fisio no me dio permiso para viajar hasta dos días antes. Con una pierna en vías de recuperación, cualquier nuevo traspiés podía ser fatal.

Sin embargo, todo fue como la seda e Islandia fue un destino que me sorprendió muy gratamente. De hecho, ¡me encantó! La combinación de naturaleza extrema y aguas termales fue lo que más me gustó. Aun así, por desgracia hubo muchas partes del país que no pudimos visitar por falta de días. La próxima vez esperamos poder viajar con suficiente tiempo para poder dar la vuelta entera a la isla.

En Islandia (Reynisfjara) sobre dos piernas pero vigilando los pasos…

La siguiente escapada fue en mayo, donde asistimos al TBM en Andorra. Fueron unos días de charlas muy interesantes y pudimos reunirnos con nuestros buenos amigos Adela y Raúl, Jose Carlos y Carmen Laura y Helena. Además de coincidir nuevamente con Anna y con David y Neus. Por si fuera poco, participé por primera vez en la conversación viajera, que fue todo un reto, y pudimos disfrutar de actividades en Andorra como una visita teatralizada por Andorra la Vella, una cena en Vall Nord o una ruta en quads en Sant Julià de Lòria.

Reencuentro de amigos viajeros (me encanta el careto de José Carlos XD). Foto de Callejeando por el planeta.

Este año teníamos un contacto cercano viviendo en Amberes, así que aprovechamos el puente de junio para ir a visitarlo. Como ya habíamos estado en Flandes, aprovechamos para escaparnos a Holanda y visitar el jardín de Keukenhof que estaba abierto en esas fechas y donde hay plantados millones de tulipanes. Fue un espectáculo increíble. Por la tarde visitamos Ámsterdam. Era mi primera vez en la ciudad y la verdad es que me decepcionó un poco. Sé que con solo unas horas uno no puede hacer una valoración justa, pero personalmente no me gustó. Demasiada gente por todos lados. Quizás tendré que darle otra oportunidad… Por cierto, en esa escapada también visitamos Lier, un preciosa población de Flandes que nos gustó mucho. Aunque todavía no he escrito sobre ella, espero tener tiempo y ganas en un futuro.

Love is in the air… tarariro tarará…

Y llegamos a julio…. con el alta del fisio bajo el brazo nos fuimos en un barco de Balearia hasta Ibiza para participar en el evento de instagramers #Ibizaconbalearia. Era la primera vez que íbamos a la isla y participábamos en un evento de estas características. Aunque fue una visita muy fugaz, solo 24 horas, pudimos descubrir rincones preciosos de Ibiza como el centro histórico Dalt Vila, Ses Salines y ver una puesta de sol espectacular en Sant Antoni. ¿Repetiremos? Seguramente 😀

Y con agosto llegó el primer gran viaje del año. Teníamos dos semanas y aunque en un principio nuestra intención era ir a Colombia, al final viajamos a Namibia. Cuando estuvimos en Botswana un par de años antes nos quedamos con ganas de ver Namibia y este año pudimos quitarnos la espinita. No obstante, dos semanas es poco tiempo para visitar este país, especialmente si se inicia y se acaba el viaje en Ciudad del Cabo. La ruta que teníamos prevista no la pudimos cumplir ya que las distancias son muuuuuy largas y Google Maps miente. Aun así, fue un viaje fantástico de aquellos que recomiendo a todo el mundo (al que le guste conducir, claro) ya que los paisajes de Namibia son simplemente espectaculares. Especialmente Dead Vlei, que es uno de los lugares más maravillosos en los que he estado y donde me hubiera quedado días y días.

dead-vlei-namibia

¿Sabíais que si pillas la baja estando de vacaciones, no pierdes los días que te has perdido? Parece ser que esto se modificó hace poco y me encontré con días del 2015 para gastar. ¡Qué grata sorpresa la mía! Así que cuando me puse a pensar qué viaje podía hacer sola, no me vino ningún otro destino a la mente más que Japón. Hacía ocho años de mi última visita al país nipón, y me apetecía mucho volver. Además, así iba a tener ocasión de practicar japonés, idioma que volví a estudiar el año pasado. Así que me decidí a recorrer el Kumano Kodo, el antiguo camino de peregrinación que transcurre por la península de Kii. Setenta kilómetros que caminaría en cuatro etapas durante cinco días, sola. Todo un reto teniendo en cuenta que solo hacía unos meses que me había dado el alta el fisio de la pierna. Por tanto, me preparé mucho físicamente. Sin embargo, finalmente no fui sola ya que me acompañaron tres amigas que poco a poco se fueron sumando al grupo. Fue todo un acierto porque nos lo pasamos en grande. El Kumano Kodo ha sido una experiencia increíble. Dura físicamente, pero muy gratificante. Además, no era consciente de cuánto echaba de menos Japón y nada más volver empecé a consultar el calendario para ver cuándo me podía volver a escapar… Y si todo va bien, será muy pronto… ^_______^

Felices como unas perdices por el Kumano Kodo

Y en noviembre tuvo lugar el tercer gran viaje del año. Una vez más, las Fashion Travel Bloggers viajamos a las islas Maldivas invitadas por la Oficina de turismo del país, pero en esta ocasión lo hicimos acompañadas de nuestras parejas. En quince días visitamos tres resorts de lujo: Angsana Velavaru, el Banyan Tree Vabbinfaru y el Coco Budu Hithi, y disfrutamos del snorkel, las playas desiertas y la buena gastronomía que ofrecen estos tres hoteles.

angsana-velavaru-maldivas

La dura vida del blogger de viajes…

Y ahora que he repasado los viajes del año me gustaría escribir algunas líneas sobre el blog que posiblemente nadie lea o le interese. Este año ha sido muy complicado en algunos aspectos y que me ha hecho poner en la balanza muchas cosas. Me encanta viajar y me apasiona el blog, pero tampoco quiero que me ocupe al 100% el poco tiempo libre que tengo. Como ya habéis leído, este año he retomado en serio el estudio del japonés, además de seguir haciendo clases de conversación en inglés. También he vuelto a recuperar la pasión por leer manga, que hacia años que tenía olvidada. Eso hace que cada vez me cueste más sentarme frente al ordenador y escribir. Tras casi nueve años escribiendo Diario de a bordo, este blog se ha convertido en una parte especial de mi vida, un espacio que me ha dado la oportunidad de aprender hasta el infinito y que me ha obligado a esforzarme para intentar estar al día. De todas formas, no es lo único en mi vida o al menos no quiero que lo sea. No os asustéis, no voy a dejar de escribir, simplemente quizás no publique tan habitualmente como hasta hace un año.

Y venga, va, después de esta chapa cerramos el post del año con la lista de deseos para el 2017. Ya os aviso que para alguno de ellos ya tenemos los billetes de avión comprados… 😛

Australia
Japón
Irlanda
Colombia
Noruega
Tailandia
Estados Unidos
Argentina
Bolivia

¡Qué tengáis un feliz 2017 lleno de viajes y felicidad!

Comentario

  1. Babyboom 31 Diciembre 2016

Deja un comentario