#Startrip Día 1: llegada al Iberostar Paraíso Maya

Tengo que reconocer que me sorprendió un poco cuando Iberostar me invitó al #startrip, un blogtrip para conocer uno de sus resorts en la Riviera Maya junto con 10 blogueros más. No era gran fan de este tipo de complejos, aunque lo cierto es que me había forjado una opinión sin haber visitado ninguno. Lo mejor de los blogtrips es que te dan la oportunidad de conocer lugares y alojamientos que seguramente por tu propio pie no hubieras conocido nunca. Así que dejé los prejuicios a un lado y acepté encantada. Las 11 horas de vuelo se pasaron volando gracias a las amenas conversaciones con Eduardo, de Hombrelobo.com. Un viajero de aquellos que disfrutan viajando como Dios manda y con el que conecté rápidamente. No era mi primera vez en la Riviera Maya. Justamente el año pasado acabamos allí nuestro recorrido por el sur de México con un poco de mal sabor de boca, pero no negaré que la invitación era muy atractiva y eso, sumado a la oportunidad de conocer a los mejores blogueros del momento y aprender de ellos, hicieron que moviera cielo y tierra para poder conseguir los días de vacaciones y embarcarme en este viaje.

Avión David Bisbal Air Europa

A la llegada al aeropuerto internacional de Cancún desembarcamos del avión David Bisbal (!) y nos dirigimos a inmigración. Para entrar en México solo es necesario tener el pasaporte con una validez de seis meses y rellenar el formulario de entrada. De hecho, para agilizar los trámites en inmigración, te obligan a tenerlo rellenado antes de salir del avión, y a tal efecto hay dos vigilantes que se aseguran que no hay ningún campo por rellenar en el pasillo que lleva a garita de inmigración. Una vez recogido el equipaje, apretamos el botón que dictaminaba si teníamos que pasar el control de maletas y salimos al exterior. La temperatura era muy alta y con mucha humedad para ser casi las siete de la tarde.

Habitación Iberostar Paraiso Maya, Riviera Maya

En la zona de taxis (al salir a la izquierda) una persona de Iberostar nos estaba esperando con nuestros nombres en un cartelito. Eduardo y yo llegamos los primeros y más tarde llegó el resto de la tropa española, pero la troupe de blogueros anglosajones ya llevaba allí un día. Nos alojaríamos cinco días en el Iberostar Paraíso. Este complejo está formado por cinco hoteles que están en Playa Paraíso, a medio camino entre el aeropuerto de Cancún y Playa del Carmen y nosotros íbamos a alojarnos tres noches en el hotel Paraíso Maya y una en el Grand Paraíso, los hoteles de máxima categoría del resort.Al llegar a la recepción del hotel Paraíso Maya, nos ofrecieron un cóctel de bienvenida mientras formalizábamos el registro. Allí nos cruzamos con Chiara de Iberostar, que justo iba a cenar con el grupo de blogueros angloparlantes y acordamos unirnos al grupo aunque fuera a media cena. Nos pusieron la pulsera de color plateada, la del Grand, que nos daba total acceso a todas las instalaciones del hotel y nos llevaron a nuestra habitación en carrito de golf. Fue todo un detalle, porque el resort es casi del tamaño de una ciudad. Mi habitación era muy grande y completa. Nunca antes había estado en un hotel del tipo “todo incluido” y no sabía qué esperar. La decoración era de estilo mexicano tradicional bastante sencillo. Nada más entrar, vi una cesta de fruta como obsequio de bienvenida. La nevera estaba equipada con todo tipo de refrescos y había bastantes botellas de agua como para poder ducharse con ella. El baño era como un sueño cumplido: con una bañera de hidromasaje y para hacerlo más completo una ducha enorme. La habitación tenía una cama King-size para mi sola, un escritorio, un sofá y un balcón con hamaca. Esa habitación ocuparía la mitad de mi piso. ¿Lo negativo? Que no dispone de wi-fi. Solo hay wi-fi gratis en el bar de la serpiente al lado de recepción. Si te quieres conectar a Internet tienes que pedir el cable para la conexión ethernet en consergería y hay que pagarlo. Para más inri, mi súper MacBook Air 11″ no tiene este tipo de conexión, por lo que fue un poco complicado twittear durante toda la estancia.

Dejé las cosas rápidamente y bajé para encontrarme con Chiara y Eduardo e ir al restaurante Tapatio. Allí estaban sirviendo los platos al grupo de blogueros internacional. Uno a uno me fui presentando a Mike (Vagabondish), JD (Earthxplorer), Paul (Bald Hiker), David (Tripatini) y a Barbara (Hole in the donut). A Barbara tenía muchísimas ganas de conocerla en persona ya que es compañera del programa Blogsherpa de Lonely Planet.com. Con ellos estaba José de Iberostar USA.

Restaurante Iberostar Paraiso Maya, Riviera Maya

Casi todos ellos solo se dedican a viajar y a escribir sobre viajes, y tanto el número de visitas de sus blogs como sus seguidores tienen números astronómicos. Vaya, que envían un tweet y lo lee medio planeta: otro nivel. Fue una cena muy divertida en la que aprovechamos para conocernos y contar experiencias viajeras. Por desgracia, yo cené poco del bufet porque mi estómago no sabía ya qué hora era. Tras la cena, nos fuimos a nuestra habitación, para dormir. Nos costó orientarnos un poco, así que al final acabamos pidiendo ayuda para llegar a ella. Al día siguiente íbamos a hacer snorkel a uno de los arrecifes más largos del mundo a 5 minutos en bote del hotel.

13 comentarios

  1. Babyboom 14 octubre 2011
  2. M.C. 14 octubre 2011
  3. Isabel (Diario de a bordo) 14 octubre 2011
  4. Victor 14 octubre 2011
  5. Isabel (Diario de a bordo) 14 octubre 2011
  6. Fran 14 octubre 2011
  7. Paco Piniella 14 octubre 2011
  8. Helena 14 octubre 2011
  9. Carfot 15 octubre 2011
  10. Isabel (Diario de a bordo) 17 octubre 2011
  11. José Carlos DS 17 octubre 2011
  12. GuidoGlu 4 junio 2016
    • Isabel & Xavier 5 junio 2016

Deja un comentario