Excursión desde Orlando: la NASA en el Kennedy Space Center

Durante el viaje por el sureste de los Estados Unidos estuvimos en Orlando, en el estado de Florida. Esta zona es famosa por los parques temáticos de la Disney y Universal, además de algunos otros. El objetivo de casi todos los turistas que van a Orlando es visitar uno de estos parques. Sin embargo, si vas a Orlando hay una visita imprescindible que debes hacer y que no es un parque de atracciones, ¡aunque se le parece! En la costa atlántica de Florida, muy cerca de Orlando se extiende el mítico cabo Cañaveral, desde donde la NASA lanza los cohetes y los transbordadores al espacio desde 1958. Junto a las instalaciones de la NASA hay el Kennedy Space Center, que es el centro de visitantes. Y es espectacular. A continuación te cuento por qué.

Kennedy Space Center

Como muchos otros niños, yo soñaba con ser astronauta. Luego se me pasó, claro, pero el espacio es una fuente de imaginación y emoción, es el gran desconocido, un misterio por explorar, la gravedad cero donde puedes flotar, la ciencia ficción… Por eso siempre te queda esa admiración por las personas que se embarcan en un viaje fuera de la atmósfera, ya sea las que llegaron a la luna como las que trabajan en la estación espacial internacional. Poniendo los pies más en la tierra, últimamente pensaba que el gasto millonario que supone la investigación espacial sería mejor dedicarlo a otras cosas, como cuidar nuestro planeta, en vez de buscar otros adonde ir. Sin embargo, después de la visita a la NASA y al Kennedy Space Center me convencí de lo contrario, y es que lo tienen muy bien montado. Pero mejor vamos por partes.

Rocket Garden Nasa Florida

Dónde está el Kennedy Space Center

El Kennedy Space Center está situado en el famoso cabo Cañaveral y desde la zona de Kissimini se tarda una hora en coche. Como casi todo el camino es por autopista, no se hace nada pesado llegar allí. En la autopista nos encontramos con los siguientes peajes: 1,50$ + 1,50$ + 1,00 + 1,25$ = 5,25$ por trayecto. Pagamos activando el SunPass del coche de alquiler. El Kennedy Space Center tiene aparcamiento pero hay que pagar 10$.

Mapa Orlando

Horarios y precios del Kennedy Space Center

Se pueden comprar las entradas en la web del Kennedy Space Center, pero nosotros las compramos allí. Hay varias taquillas y unas máquinas donde se puede comprar la entrada básica y los paquetes opcionales. Una vez comprada la entrada fuimos al centro de información para que nos ayudaran a organizar la visita.

Para empezar, la llegada puede ser un poco confusa si no has planificado la visita con antelación. Llegas y te dan un folleto con todas las actividades adicionales que puedes hacer, además de las que te entran por el precio de la entrada. Claro, la entrada básica no es precisamente barata: 50$. Y las actividades extra son 25$ más. Hay que pensar: ¿vale la pena hacer una actividad extra? ¿Tendré tiempo de verlo todo en un día? Puede ser abrumador.

Tickets Kennedy Space Center Florida

El complejo de visitantes del Centro Espacial Kennedy abre a las 9 de la mañana y cierra a las 6 (o las 7 de la tarde según temporada) pero ya te digo que 9 horas se hacen cortas para verlo todo. De todas formas, es mejor llegar justo cuando abren. También es muy recomendable llegar preparado y sabiendo qué quieres ver. Podéis consultar el horario de cierre en este enlace.

Para saber qué hacer, una buena idea es consultar la página web del centro de visitantes. Allí verás un enlace donde pone «Trip planner». Respondes tres preguntas y te plantan un itinerario de 8 horas para sacar el máximo partido a la visita. También puedes configurar la visita con más detalle y más a tu gusto. Está bien porque te especifica qué se tarda en cada actividad y así te haces la idea de qué te dará tiempo a ver y qué no. Y si eres un fan de la investigación espacial y tienes muchas ganas de verlo todo, alargar la visita a un día más cuesta +25$.

KSC Explore Tour NASA

Compramos las entradas en las máquinas que hay frente a las taquillas para tardar menos tiempo. Repasamos rápido las actividades extra y, sin pensarlo demasiado, añadimos el «KSC Explore Tour» por +25$. Luego entramos en la oficina de información, justo a la izquierda de la entrada, para que nos orientaran. En dos minutos nos hicieron un plan básico de las cosas que debíamos ver y hacer, y en qué orden, así que pasamos rápidamente por la puerta de entrada al centro. La primera actividad era ir a ver el salón «Heroes & Legends», justo a la izquierda al entrar. El edificio está frente al Rocket Garden, un espacio abierto donde pueden verse varias reproducciones de los primeros cohetes que se lanzaron al espacio. Pero antes que nada, desayunamos. Sin desayuno no se puede empezar bien el día. En el Rocket Garden Cafe, un café latte nos salió por 2,90$ y una magdalena de chocolate por 2,99$.

Kennedy Space Center NASA

Heroes & Legends

Una vez preparados, nos centramos en el itinerario. Fuimos a la entrada del «Heroes & Legends» y, de repente, nos pararon en la puerta sin comprender por qué. Resulta que antes de entrar te pasan un vídeo y hasta que no se vacía la sala no puedes pasar. Esto es un proceso que se repitió varias veces en el Kennedy Space Center y que está pensado para gestionar mejor las colas en temporada alta. Por suerte, nosotros fuimos a mediados de marzo, entre semana, y no tuvimos problemas. En unos 15 minutos o menos ya estábamos dentro. Nos dieron unas gafas de cine 3D y primero vimos un vídeo de introducción, que trata sobre la definición de qué es un héroe o heroína.

Heroes and legends NASA Florida

Al terminar, entramos en la sala de cine propiamente dicha, donde hay una gran pantalla ante unos balcones donde ves el vídeo de pie. Este vídeo, también muy bien hecho, ensalza la carrera espacial y la valentía de los astronautas de la NASA de una forma muy emocionante. Cuando termina, ya estás en la sintonía mental adecuada para ver la exposición. En esta se repasan las virtudes de todo buen astronauta, como curiosidad, tenacidad, etc., acompañadas con testimonios de astronautas y objetos de aquello que les influenció en su carrera (¡como la serie Buck Rogers!). Después pasa por una reproducción de la sala de control de lanzamientos de la misión Mercury de 1962 (si habéis visto la película Figuras ocultas, es muy parecida). Objetos diversos de varias misiones, vídeos… Al final, llegas a un salón donde hay los retratos de todos los astronautas de la NASA y antes de salir tienes que pasar, cómo no, por una tienda de recuerdos.

Heroes and legends Mercury Kennedy Space Center

Space Shuttle Atlantis

El siguiente punto de la visita fue el salón «Space Shuttle Atlantis», absolutamente recomendable porque aquí puedes ver uno de los transbordadores que ha hecho el viaje de ida y vuelta a la estación espacial internacional nada menos que 33 veces. Justo en la entrada puedes pasar por debajo de una reproducción de los inmensos cohetes de despegue y transporte a la órbita. Y como en el anterior salón, antes de entrar en la exposición en sí, te hacen pasar a una sala donde pasan un vídeo introductorio muy espectacular, que te prepara para lo que estás a punto de ver. Está muy bien hecho, porque la pantalla cubre la pared del fondo de la sala y continúa por el techo y las paredes laterales.

Atlantis Kennedy Space Center

Una vez en la exposición la mole del transbordador Atlantis domina el espacio y acapara todas las miradas. Está suspendido del techo, de forma que puedes verlo por todos lados y tiene la zona de carga abierta y el brazo mecánico extendido. Junto a él hay una serie de plafones con pantallas interactivas donde puedes aprender todas sus partes y un montón de detalles. Por ejemplo ¿sabías que al no tener lavadora, los astronautas del Atlantis se cambiaban los calzoncillos y camisetas cada dos días? ¿O que la mayor parte de lo que sale por el tubo de escape es vapor de agua?

Atlantis Kennedy Space Center 2

Subiendo unas escaleras detrás puedes ver una mochila con propulsores para los viajes fuera de la nave que al final se usó poco porque es más seguro ir atado a la nave con el cordón umbilical y no alejarse mucho. Al lado hay una serie de consolas donde puedes practicar algunos aspectos del funcionamiento del transbordador y de los trabajos que hacen los astronautas. Por ejemplo, una especie de simulador donde representa que estás fuera del transbordador con tu traje de astronauta y tienes que llegar hasta un punto donde hacer unas reparaciones. Para eso hay que ir moviendo los brazos y en principio unos sensores detectan el movimiento y lo reproducen en la pantalla, pero me pareció que estos no funcionaban muy bien.

Atlantis Space Shuttle Kennedy Space Center

Más allá hay una reproducción de la cabina y puedes sentarte en el sillín del piloto, sostener la palanca de control y encender los cientos de interruptores de esos de palanquitas que se ven en las películas. Incluso puedes ver expuesto el motor del transbordador, rodeado de interesantes explicaciones. Por ejemplo, aquí aprendí que los tubos de escape del motor están fuertemente refrigerados para que el chorro no los derrita por el intenso calor.

En el piso inferior puedes aprender cómo son algunos detalles de la vida de los astronautas que uno siempre se pregunta: la comida, los retretes y las camas. Y hay toda una zona con una especie de maquinitas de videojuegos que en realidad son simuladores de diversas actividades de los astronautas. Por ejemplo, probamos una que consistía en usar el mando para aterrizar el transbordador en su pista de aterrizaje. La primera vez lo conseguimos, pero tal vez fue la suerte del principiante, porque el segundo intento terminó en desastre.

Atlantis Space Shuttle motor

Cabe destacar que la exposición está pensada para que la disfruten tanto adultos como niños. Si te interesa aprender detalles interesantes de los viajes en transbordador espacial, aquí hay mucho material, pero si vas con niños, se lo pasarán bien metiéndose por unos tubos que representan la estación espacial internacional o bajando por el tobogán que simula cómo los astronautas descienden del transbordador después de aterrizar. Finalmente, la visita incluye una atracción a modo de parque de atracciones: la «Shuttle Launch Experience» que simula un despegue vertical del transbordador. Es muy divertido.

Atlantis Space Shuttle

Finalmente, bajamos por una rampa donde están inscritas las tripulaciones de todos los astronautas y recuerdo haberme parado delante de la foto de los tripulantes del Challenger. Y no fue hasta días más tarde que me fijé que la exposición de el transbordador también incluye un teatro sobre el telescopio espacial Hubble (!). Aun así, en la exposición también había un rincón sobre este telescopio y sobre su sucesor, que será tan potente que según dicen podrá fotografiar zonas cercanas al inicio del universo y así entender mejor cómo empezó todo. Pero en fin, el tiempo pasa volando y no te das cuenta y ya es la hora de comer. En la típica tienda en la salida de la exposición vendían comida «de astronauta» deshidratada, pero preferimos algo más «terrenal».

Atlantis Space Shuttle comida astronautas

Journey to Mars: Explorers Wanted

Como teníamos poco tiempo que perder, optamos por comer un perrito caliente cerca de donde salen los autocares. Como en todo este tipo de lugares, la comida es cara para lo que te dan: los bocadillos valen entre 7 y 9$ y un refresco 3$.

Mars explorers Kennedy Space Center 2

Después de comer, pasamos un rato explorando la exposición Journey to Mars: Explorers Wanted. Está dedicada a presentar los retos que supone llevar astronautas hasta Marte y asistimos a una presentación de una empleada en la que planteaba las preguntas que deberán responderse antes de poder acometer esta futura hazaña. Aquí se exponen además varios elementos del viaje al planeta rojo, como el vehículo de exploración que podrían usar los astronautas en la superficie. Me pareció que estaba algo enfocada a los niños que serán los futuros astronautas que tal vez, algún día, sean los primeros humanos en pisar ese planeta. Por eso hay muchos videojuegos y simuladores de las actividades que estos astronautas deberán llevar a cabo allí. Si habéis visto la película Marte (The Martian) os sonarán muchas cosas.

Mars explorers Kennedy Space Center 3

KSC Explore Tour

A primera hora de la tarde (14:00) teníamos programada la actividad extra, una de las excursiones «Special Interest Tour», concretamente la «Explore Tour», en la que te subes a un autocar y te llevan más allá del centro de visitantes, por el cabo Cañaveral, para visitar algunas instalaciones de la NASA. Ojo que la entrada normal básica también incluye una excursión muy parecida, con autocares que salen cada 15 minutos y que también dura aproximadamente dos horas y media. Sin embargo, la del «Explore Tour» te lleva un poco más adentro y hace más paradas para que puedas tomar fotos. Y lo mejor: no hay que hacer cola para subir, sino que sales directamente nada más llegar a la zona de autocares.

KSC Launch Tour NASA

En esta visita paramos en tres lugares. Primero en unas gradas con vistas al río Banana desde donde pueden contemplarse los despegues de los cohetes al otro lado. Durante todo el trayecto, el guía nos fue contando cosas. Y siguió así incluso al detenernos en estas gradas. Entre muchas otras cosas, aprendimos que hay 45 zonas de lanzamiento en el cabo Cañaveral, de las que actualmente solo se usan 3. Más tarde frente a la zona de lanzamiento de los transbordadores, el guía nos contó cómo ahora ya no se usan estos vehículos espaciales porque ya se terminó de construir la estación espacial, que por cierto, tarda solo 90 minutos en dar la vuelta a la Tierra. Ahora es la empresa privada californiana SpaceX la que aprovecha las instalaciones para sus proyectos aeroespaciales, por lo menos hasta 2020. Aun así, fue impresionante contemplar la amplísima carretera que conduce desde el enorme edificio de ensamblaje de vehículos espaciales hasta la zona de despegue y descubrir cómo trasladaban los enormes y pesados cohetes de un punto a otro. Son unas instalaciones realmente faraónicas en magnitud. En el momento de escribir estas líneas se está trabajando en el sistema de lanzamiento al espacio de la cápsula Orion que viajará a la luna y a Marte.

Vimos el supuesto hangar donde se encuentra y vimos también la zona de despegue de los antiguos transbordadores espaciales. Esta fue la segunda parada, un mirador con el océano Atlántico a la espalda y al frente la estructura de la base de lanzamiento. ¿Por qué aquí? Pues porque, como la Tierra gira hacia el este, así los cohetes de propulsión que se separan del transbordador caen al mar una vez cumplida su función. Al parecer, las fuertes vibraciones que producen los enormes motores de los cohetes al iniciar el despegue desintegrarían el transbordador. Para evitarlo, la base de la zona se llena con enormes cantidades de agua para amortiguar esas vibraciones. Además de depósitos de agua, a ambos lados hay unos grandes depósitos de hidrógeno e oxígeno líquidos que se usan para el combustible de los cohetes. Al despegar, los cohetes alcanzan una velocidad de 28000 km/h y pasan de 0 a 7,7 km por segundo en solo 8 minutos y medio. Para eso, el cohete Saturn V, por ejemplo, tuvo que consumir 15 toneladas de combustible por segundo en la primera fase del lanzamiento.

KSC Launch Tour NASA

Según el guía, el edificio de ensamblaje de vehículos se construyó a unos 5,5 km de distancia porque ese es el radio de la explosión que provoca el cohete al despegar. Si estás dentro de ese radio, las ondas de sonido que provoca el despegue pueden provocarte un paro cardíaco o destrozar edificios debido a las vibraciones. De vuelta, pasamos por delante del edificio que alberga el centro de control de lanzamientos y nos detuvimos de nuevo frente al edificio de ensamblaje (el VAB, por sus siglas en inglés). Este edificio se terminó de construir en 1965, siete años después de que el presidente Eisenhower fundara la NASA. Aquí se construyeron en vertical muchos cohetes junto con sus torres umbilicales. Para poderlos sacar afuera, sus enormes puertas de 130 m de altura son las más grandes de todo el mundo, pesan miles de toneladas y creo recordar que tardan como veinte minutos en abrirse por completo. Con los transbordadores, sin embargo, solo hacía falta abrirlas hasta la mitad de su altura. Durante nuestra visita, justo al lado estaban construyendo una de esas enormes torres que sujetan los cohetes durante el lanzamiento.

KSC Launch Tour NASA

Durante el camino nos sorprendió ver varios caimanes por los canales de agua, algunos de ellos preocupantemente cerca del personal que trabajaba allí. Según aprendimos, toda la zona del cabo Cañaveral que rodea la base aérea y las instalaciones de la NASA es una reserva natural. El guía nos hizo fijarnos en una alta valla metálica que rodeaba un edificio y su forma curva en la parte superior. Nos contó que la habían hecho más alta de lo normal porque un día se habían encontrado un caimán trepando por la valla anterior (!).

También nos contó los tres principales retos a los que se enfrenta la NASA para preparar el viaje de personas a Marte: la radiación cósmica, el deterioro del sistema inmunológico y los 36 meses de ida y otros 36 de vuelta que se tarda, más el tiempo de espera entre uno y otro para que los planetas se alineen en la posición adecuada.

KSC Launch Tour NASA

Finalmente, algo que nos llamó mucho la atención fue aprender que en para explorar el espacio, la NASA ha hecho cientos de invenciones que más tarde se han aplicado ya en innumerables objetos de nuestra vida cotidiana, desde los microondas a los pañales desechables. De este modo, aparte de explorar el espacio, el programa espacial ha servido para darnos mejores asientos de avión, detectores de ateroesclerosis y hasta los vidrios de las gafas que no se rayan. De hecho, la NASA periódicamente libera muchas de sus patentes para ayudar a  empresas privadas de los EE.UU. a explotar estas invenciones comercialmente o para crear convenios de colaboración y financiación con empresas privadas.

Apollo/Saturn V Center

Pero la excursión aún no había terminado. Antes de volver al complejo de visitantes, el autocar te deja en el centro Apollo/Saturn V. Aquí de nuevo te pasan un vídeo para prepararte para lo que estás a punto de ver y luego pasas a unas gradas donde puedes revivir la cuenta atrás del lanzamiento del Apollo 8 como si estuvieras en la sala de control, con efectos especiales y toda la tensión del momento. Y luego sales del teatro y… ¡pam!, se abren las puertas y tienes delante un hangar descomunal donde puedes ver el gigantesco cohete Saturn V, el más grande de la historia con sus 110 m de largo, que formó parte del programa Apollo. De los 13 que se lanzaron solo se conserva este.

Apollo Saturn V Center NASA Florida 5

Es el tipo de cohete que llevó a los astronautas hasta la luna. Está suspendido del techo y separado en secciones, así que puedes pasear por debajo,  admirar sus enormes dimensiones y ver lo que oculta cada una de las partes mientras en las explicaciones anexas aprendes un montón de cosas. Por ejemplo, que al final del programa Apollo, 12 astronautas habían pisado la luna y habían recorrido a pie o en vehículo más de 95 km de superficie lunar a lo largo de 160 horas. Pero es todo tan emocionante, que cuesta mucho concentrarse para leer toda la información.

Apollo Saturn V Center NASA Florida 2

Siempre ves algo más allá que resulta más interesante. Por ejemplo, puedes ver la cápsula de la tripulación del Apollo 14, el módulo de aterrizaje lunar, el traje que llevó Alan Shepard en su paseo por la luna y hasta tocar una supuesta roca lunar (!). Como dicen en la web de la NASA, es un auténtico espectáculo de la ingeniería humana y el viaje espacial.

Kennedy Space Center Florida

Por si fuera poco después entras en un teatro donde se representan las sensaciones del primer alunizaje. Hay que reconocer que los estadounidenses saben muy bien cómo venderte su producto, pero es que un acontecimiento tal como pisar la luna bien merece toda la espectacularidad con la que han sabido rodear esta exposición.

Apollo Saturn V Center NASA Florida 7

Hay dos excursiones más de este tipo que pueden hacerse, aparte de la básica que incluye la entrada normal. Una es el «Early Space Tour» donde entras en la base aérea de cabo Cañaveral y puedes ver la zona de lanzamiento de los primeros cohetes de la NASA, como el punto desde donde despegó Alan Shepard, el primer astronauta estadounidense en llegar al espacio a bordo del cohete Mercury Redstone. La otra excursión es la «Launch Control Center Tour» donde te llevan a ver el centro de control de lanzamientos.

Apollo Saturn V Center NASA Florida 9

Es esa sala enorme que se ve en las películas con montones de personas sentadas frente a monitores, cada una controlando un aspecto del lanzamiento y con la gran pantalla de control al fondo. Nos habría gustado muchísimo verlo, pero al final nos quedamos con el que he descrito arriba. Además, se recomienda hacer solo una de las excursiones en autocar al día, ya que absorben bastante tiempo y creo que todas terminan en la visita al Centro Apollo/Saturn V antes de volver al complejo de visitantes.

Apollo Saturn V Center NASA Florida 6

Cine IMAX

Al bajarnos del autocar, corrimos un poco para llegar a tiempo de ver una de las películas que ponen en el cine IMAX, a las 17:00. «A Beautiful Planet» es un documental en 3D filmado desde la estación espacial internacional y narrado por la voz en off de la actriz Jennifer Lawrence. En este documental puedes ver cómo tres astronautas de distintas nacionalidades llegan a la estación espacial y algunos detalles de su día a día, pero sobre todo, lo que más impresiona son las imágenes de la Tierra filmadas desde allí arriba. Son de una belleza que te deja sin aliento. Recuerdo en particular las imágenes nocturnas de la Tierra, en las que se ven todas las luces de las ciudades, separadas por desiertos de negrura que son los océanos y las zonas salvajes. Y es muy impresionante un momento en el que la estación espacial pasa por encima de Corea por la noche y se ve claramente la diferencia entre Corea del Sur y Corea del Norte. Os lo recomendaría al 100%, pero tal vez el otro documental que no vimos es todavía mejor. Se titula «Journey to Space 3D» y trata sobre proyectos pasados y futuros de la NASA.

IMAX Kennedy Space Center

¡Menudo día…!

Y salimos al cerrar el centro. La verdad es que fue un día muy intenso, muy espectacular y muy muy interesante. Me sorprendió especialmente lo bien organizado y presentado que está todo. Y también por la posibilidad de configurar la visita según tus intereses. Además, nos quedaron suficientes cosas para ver como para volver otro día si tenemos ocasión. Sin lugar a dudas, fue uno de los mejores días de todo el viaje. Así que ya sabes, si vas a Orlando, déjate por lo menos un día de tanto parque de atracciones y ve al Kennedy Space Center, no te arrepentirás.

15 comentarios

  1. Sergio 11 junio 2013
  2. Edu y Eri 11 junio 2013
  3. José Carlos DS 11 junio 2013
  4. Helena 13 junio 2013
  5. El Peregrino 13 junio 2013
  6. Paco Piniella 13 junio 2013
  7. Nightsirk 14 agosto 2016
  8. alejandra 25 noviembre 2016
    • Isabel & Xavier 27 noviembre 2016
  9. lemiton 8 julio 2017
  10. gabriel 1 enero 2018
    • Isabel & Xavier 1 enero 2018
  11. Stephania 6 enero 2018
    • Isabel & Xavier 6 enero 2018
  12. Meritxell Beltran 13 abril 2018

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.