Decubriendo Petrogrado y la Sangre derramada en San Petersburgo

Pedro I planeó construir una ciudad a estilo y semejanza de las grandes capitales europeas que tanto admiraba. Quería modernizar Rusia y aplicó en esa nueva ciudad todos los conocimientos que había adquirido en sus viajes por Europa. La primera piedra de esa nueva ciudad se puso en la isla de Zayachi donde en 1703 erigió la fortaleza de Pedro y Pablo.

Durante los años que duró la materialización de su sueño, hizo edictos en los que llegó a prohibir la construcción de otras edificaciones para que todos los materiales y arquitectos fueran empleados solo en San Petersburgo. Llegó a tal extremo que si uno quería entrar en la ciudad tenía que hacerlo con una piedra bajo el brazo para ayudar en la construcción. Ni que decir tiene, que durante ese proceso miles de personas perecieron a causa de las extremas condiciones de trabajo. Todo por el sueño del zar.

A unos cinco minutos de la estación de metro de Gorkovskaya (Горьковская) se encuentra la isla Zayachi. No era lo planeado para esa mañana, porque nuestra intención inicial era hacer el Peters Walk, que Marc Serena me había recomendado, pero providencialmente esa mañana no nos sonó el despertador. Y digo providencialmente porque toda la mañana nos acompañó un aguacero que no hubiera facilitado el paseo.

Fortaleza de Pedro y Pablo

Tras atravesar el parque de Alexandrovski, cruzamos un puente hasta la fortaleza. Desde este puente, los visitantes intentan conseguir fortuna lanzando una moneda hasta el pedestal de la estatua de un conejo que hay en el río. Y en el agua, un hombre encuentra la fortuna recolectando todas las monedas que se han caído al agua.

El bastión es el monumento más antiguo de la ciudad y actualmente acoge diversos museos y la catedral de San Pedro y San Pablo. La entrada al recinto es gratis, pero dentro hay muchos edificios donde hay que pagar para entrar. Hay una entrada combinada por 350 rublos que incluye la entrada a la catedral, el museo del cosmonauta, el bastión de Trubeztkoy, el Museo de Historia de San Petersburgo y Petrogrado, y el Museo de Historia de la Fortaleza de Pedro y Pablo. Esta entrada vale para dos días, pero no incluye algunos miradores, el campanario de la catedral y algunos museos como el de la tortura medieval.

Pasear por el recinto de la fortaleza es muy agradable y todo está muy cuidado. Al final solo compramos la entrada a la catedral de San Pedro y San Pablo y alquilamos una audio guía en español, que fue todo un acierto.

Fortaleza de Pedro y Pablo

La catedral de San Pedro y San Pablo tiene un interior muy decepcionante. Aunque el exterior parece prometer un interior sorprendente, acabó por no cumplir las expectativas. Es de estilo barroco europeo, nada parecido a las iglesias ortodoxas, y alberga los restos de los zares rusos (a excepción de Pedro II e Iván VI). Los últimos en ser enterrados allí fueron la última familia imperial rusa en el año 1998, aunque muchos rusos no acaban de creerse que los cuerpos enterrados realmente pertenezcan a la familia de Nicolás II.

A unas horas determinadas se puede subir a la torre del reloj pagando una entrada aparte. Pero como las horas no coincidían con nuestra visita, decidimos seguir paseando por el bastión.

Más que para defender a la ciudad de posibles invasores, esta fortaleza se usó sobre todo como cárcel. Pagando una entrada aparte o la conjunta se puede visitar el baluarte Trubetskoy donde hasta 1917 se encarceló a delincuentes y conspiradores.

Aurora San Petersburgo

Siguiendo el perímetro de la fortaleza, llegamos a la puerta del Neva, que conduce a un embarcadero en el río. De allí es de donde partían los prisioneros para ser ejecutados o ser enviados al exilio. Se puede acceder al embarcadero gratis y si paseamos por el lateral podemos tener una bonita panorámica del Ermitage.

Salimos de la fortaleza para seguir nuestra ruta por la zona de Petrogrado, donde destaca la cabaña de Pedro, una pequeña casita en la que se instaló Pedro I para supervisar las obras de la fortaleza. Se considera el alma de la ciudad y el edificio más antiguo acabado de San Petersburgo. Acabamos refugiándonos en el porche del tremendo aguacero que estaba cayendo, pero no entramos, porque como casi todo en San Petersburgo, hay que pagar (70 rublos) y llega un punto en el que priorizas las visitas.

Lo que sí es gratis es el crucero Aurora, un crucero de la guerra ruso-japonesa que data del 1900 y que desempeñó una función clave en la Revolución de Octubre cuando lanzó unas salvas que desmoralizaron a los defensores del Palacio de Invierno. Lástima que no nos fijamos en que los lunes está cerrado al público, porque así nos hubiéramos ahorrado la molestia de acabar con los pantalones mojados hasta las ingles.

Mezquita de San Petersburgo

De regreso a la estación de metro de Gorkovskaya, paramos un momento para apreciar la mezquita que se erigió a imagen y semejanza de la del emir Gur en Samarcanda. La mezquita estaba cerrada, pero aun así vale la pena disfrutar de sus detalles azulados si no se ha estado aún en Uzbequistán.

Cicerones de lujo: Paco y Nastia

A las tres y media habíamos quedado con Paco y Nastia. Durante el curso de ruso que organizó Amu Daria, tuve la suerte de conocer a una estudiante de ingeniería que era de San Petersburgo y me dijo que si quería me podía pasar el contacto de una amiga que vivía allí. Siempre es mucho mejor visitar el país con alguien autóctono, así que me puse en contacto con ella sin dudarlo.

A la hora indicada nos encontramos, y también conocimos a su novio Paco, un granadino que se había ido a vivir con ella a San Petersburgo. Fuimos a un restaurante del centro a comer, pero los platos eran muy caros, así que les sugerí que nos llevaran a restaurantes que ellos frecuentaran. Entonces nos llevaron a una cadena rusa de comida rápida llamada Teremok (Tepemok en cirílico) donde solo sirven blinis (crepes) y sopas, todo muy bueno y a muy buen precio. Yo comí un blini con carne de cerdo, champiñones, queso y hierbas y sopa borsch, que es la sopa más típica de Rusia y está hecha a base de remolacha y también lleva smetana (nata agria).

Teremok Tepemok

Durante la comida estuvimos hablando de la situación que vive España, y de lo mal que estaba todo, a lo que Nastia replicó:

“No os quejéis tanto, que en Rusia estamos peor. Aquí no tenemos seguridad social ni casi pensiones. Una persona retirada cobra unos 50 euros al mes, si se ha vivido en Siberia y se ha sido funcionario puede llegar a los 300 euros. A un profesor universitario, como la enseñanza no está valorada, casi no le corresponde pensión, por eso trabajan hasta que no pueden más, porque después de dedicarse a la enseñanza durante años solo les espera la indigencia.”

Y es verdad, Rusia pasó de un comunismo radical a un capitalismo salvaje, lo que dejó a millones de ciudadanos desamparados.

Iglesia del Salvador sobre la Sangre Derramada

Corrían tiempos duros para el zar Alejandro II,  el movimiento radical La Voluntad del Pueblo había atentado contra él en varias ocasiones, y finalmente en 1881 lograron acabar con su vida. No era la primera vez que lo intentaban así que el día que el zar iba en su carroza junto al canal, como cada domingo a revisar los regimientos de la Guardia de Infantería, dispusieron durante el camino a varios hombres armados con bombas. La primera que explotó solo logró causar daños al carruaje del zar, pero cuando este puso los pies en el suelo, le lanzaron otra bomba a los pies y acabó muriendo a causa de las heridas horas más tarde.

Iglesia Sangre derramada

Su hijo, Alejandro III, mandó construir una iglesia conmemorativa en el lugar del atentado y construir un baldaquino justo en el punto exacto, así que los arquitectos tuvieron que desviar un poco el canal para poder edificar la iglesia.

El proyecto que ganó el concurso fue uno que estaba inspirado en la catedral de San Basilio en Moscú y fue una elección muy acertada porque destaca sobre el paisaje barroco y neoclásico de San Petersburgo. La entrada es cara: 250 rublos en horario de día y 350 rublos si se visita por la tarde durante las noches blancas, pero os puedo asegurar que fueron los rublos mejor invertidos del viaje.

Iglesia Sangre derramada

El interior de la iglesia del Salvador sobre la Sangre Derramada es una combinación perfecta de dos de mis estilos favoritos: el bizantino y el art-noveau. Todo está decorado con mosaicos que muestran imágenes del Nuevo Testamento y los principales sucesos del reinado del zar Alejando II, pero, a diferencia de los mosaicos que pudimos ver en Palermo o Cefalú, el estilo me recuerda mucho a las obras de Alfons Mucha.

La iglesia se acabó de construir en 1907 y durante 10 años no estuvo abierta al público hasta que los bolcheviques la abrieron temporalmente, aunque finalmente en 1930 volvieron a cerrarla a cal y canto. Durante mucho tiempo sirvió de almacén, de depósito de cadáveres durante el sitio y para guardar la escenografía del teatro Mijailovsky, hasta que en 1970 cedieron el edificio en deplorables condiciones a la Iglesia de San Isaac. 27 años tardaron en restaurarla, 3 más de lo que tardó en ser construida, pero actualmente ha recuperado la espectacularidad de cuando se inauguró para el disfrute de todo el mundo.

 Iglesia Sangre derramada

Cuando salimos de la iglesia ya eran las nueve de la noche, pero el sol seguía luciendo. En esta época del año, con tantas horas de luz uno se desorienta y ya no sabe lo que tiene que hacer. Volvimos al hostel para cenar allí tranquilamente un plato de plov que compramos en un colmado cercano. Al día siguiente nos tocaba estar preparados para resistir al mal de Stendhal, ya que íbamos a recorrer las innumerables salas y salones del Ermitage.

 Iglesia Sangre derramada


Datos de interés:

1. Catedral de San Pedro y San Pablo: 200 rublos. Audio guía: 250 rublos.
2. Coffee House: cacao: 165 rublos
3. Iglesia del Salvador sobre la Sangre Derramada. Entrada “noches blancas”: 350 rublos, entrada normal: 250 rublos, audio guía: 200 rublos
4. Plato de plov para llevar: 100 rublos, yogurt: 26 rublos, una manzana y un melocotón: 64 rublos

San Petersburgo

8 comentarios

  1. Míriam 28 marzo 2012
  2. Babyboom 28 marzo 2012
  3. JAAC (@SltCnmg) 28 marzo 2012
  4. Egoitz 28 marzo 2012
  5. Sergio 29 marzo 2012
  6. Carfot 29 marzo 2012
  7. Gildo Kaldorana 29 marzo 2012
  8. José Carlos DS 24 abril 2012

Deja un comentario

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Isabel Romano
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam y gestión de comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: iromano.diario @ gmail .com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.