Descubriendo Siracusa y la isla de Ortigia

El parque arqueológico de Neapolis está situado en la parte alta de Siracusa, y se compone de tres partes: el teatro griego, el anfiteatro romano y la latomía. El teatro griego es de los más grandes del mundo y se dice que Platón dio allí un discurso sobre su idea de República, aunque no gustó mucho al tirano de la ciudad. El anfiteatro romano está lleno de malas hierbas y no es muy espectacular, y finalmente, la latomía fue una cantera enorme de la que se extrajo cuatro millones de metros cúbicos de material para la construcción y que más tarde también sirvió de prisión y de taller para fabricar cuerdas. Por esta zona se halla la supuesta tumba de Arquímedes.

Con la entrada de 9€ se tiene acceso al teatro y a la latomía del paraíso. Cuando entramos en el teatro, vimos que estaban preparando una representación y estaban haciendo pruebas de iluminación. La zona del coro estaba recubierta con un entarimado y el fondo del escenario estaba decorado con una pared de madera que forraba parte de la escenografía. Además, parte de las gradas de piedra estaban cubiertas con unas gradas de madera más uniformes y más lisas. Por ello,  no pudimos contemplar el teatro antiguo en todo su esplendor, aunque es positivo que siga usándose para representar dramas clásicos.

Parque arqueologico Siracusa

Sobre las gradas se hallan una serie de tumbas excavadas en la roca y también el Ninfeo, un manantial de agua donde los actores se reunían antes de empezar la obra. En tiempos antiguos, el fondo del escenario era el fabuloso paisaje del mar Mediterráneo, que aún se ve por encima de las copas de los pinos.

Respecto a la latomía, ahora es un pequeño parque con senderos rodeados de vegetación que conducen a una cueva artificial de techo muy alto a la que Caravaggio denominó “la oreja de Dionisio” y que se usó como pantalla sonora en algunas representaciones teatrales. Al lado hay otra cueva llamada “de las candeleras” donde antaño habían trabajado estos artesanos para aprovechar la humedad de la cueva en la fabricación de cuerdas. En medio del parque destaca un enorme pilar de piedra natural. ¿Tal vez los griegos excavaron toda la roca de su alrededor? Bueno, en realidad, quieres excavaron la roca fueron los esclavos, a menudo prisioneros de guerra, como los atenienses derrotados en la batalla de Siracusa.

La entrada de 9€ también incluye la visita al museo arqueológico Paolo Orsi, que contiene esculturas encontradas en las excavaciones de Siracusa, pero no entramos por falta de interés museístico de la mitad de nuestro equipo. La próxima vez será…

Parque arqueologico Siracusa

Por descuido, tampoco llegamos a visitar la zona de la antigua necrópolis, adjunta a la latomía, donde, según algunas guías, está la tumba de Arquímedes, aunque en otras se afirma que esa tumba se atribuyó erróneamente al gran sabio. También nos dejamos para la próxima vez la visita a las catacumbas de la iglesia de San Juan, donde se refugiaron muchos cristianos en tiempos de la persecución.

Lo que hicimos esa tarde, después de comer, fue alquilar una audioguía en un quiosco de la calle via Roma e ir visitando diversos puntos del barrio de Ortigia mientras escuchábamos la información relacionada. A continuación, reproducimos parte de lo que aprendimos con ella.

Catedral de Siracusa, Sicilia


La Catedral (o templo de Atenea)
se construyó aprovechando el templo a Atenea construido siglos antes tras la victoria de la colonia griega contra los cartaginenses. Tenía un escudo dorado en la parte alta que servía de referencia a los marineros. Originalmente, estaba orientado al este, igual que el templo de Apolo. Sin embargo, con la llegada del cristianismo, la fachada se instaló en el extremo contrario y se rellenaron los espacios de las columnatas laterales para crear las tres naves típicas de las basílicas. Es curioso entrar en esta catedral de fachada barroca y ver columnas dóricas mucho más antiguas sosteniendo el techo.

La fuente de Aretusa es un manantial de agua dulce que surge del suelo a escasos 10 metros del agua del mar. La existencia de este curioso lugar, tan valioso para la ciudad, se explica mediante el mito de Aretusa, hija de Artemisa (diosa predilecta de la ciudad). Alfeo persiguió a Aretusa anonadado por su belleza, así que Artemisa convirtió a su hija en corriente de agua para que pudiera escapar, pero Zeus convirtió a Alfeo en un río y, así, las aguas de ambos se mezclan al llegar al mar. No me queda muy claro si es un final feliz o triste. De todas formas, es muy curioso encontrar un manantial de agua dulce en la punta de esta isla.

Fuente Aretusa Siracusa, Sicilia

Siracusa fue fundada por Akrias y se emplazó en la isla de Ortigia por su facilidad de protección. Al cabo de un tiempo de establecerse esta colonia griega, empezó a hacerse poderosa y los cartaginenses y atenienses la codiciaron. No obstante, los siracusanos supieron defenderse y vencieron a ambos enemigos en grandes batallas navales. Al vencer a los atenienses, edificaron un templo a Atenea como agradecimiento. Así, la fama de Siracusa creció. Gelón, uno de los tiranos que la gobernaron, obligó a los habitantes de cinco colonias cercanas a trasladarse a Siracusa y así aumentó su población, lo que le proporcionó una mayor capacidad en varios sentidos. Además, el perímetro de la urbe se extendió más allá de la isla y se crearon cinco barrios, por lo que paso a ser conocida también como Pentápolis.

El sabio Arquímedes nació en Siracusa y estudió varios años en Alejandría. Al volver, aplicó su inventiva a aspectos de la vida diaria y, por ejemplo, creó inventos para levantar grandes pesos con poca fuerza. También desarrolló ingenios de guerra, con los que se detuvo al poderoso ejército romano dos años. Por ejemplo, la manus férrea (la garra de Arquímedes) y una serie de espejos que concentraban la luz del sol y hacían arder las velas de los barcos enemigos.

Siracusa, Sicilia

A pesar de todo, los romanos conquistaron Siracusa y se dio la orden de perdonar la vida a Arquímedes. Sin embargo, el soldado que primero lo encontró debía tener un mal día porque mató al sabio golpeándole la cabeza contra el suelo (!). No se sabe con exactitud si el soldado era un bruto o si Arquímedes lo puso muy pero que muy nervioso. Se dice que las últimas palabras del sabio fueron: “¡no borréis mis círculos!”.

Siracusa sufrió un gran terremoto en el siglo XVII que arrasó la ciudad medieval, y tiempo después, la reedificaron al estilo que estaba de moda por aquel entonces: el barroco. Por eso casi todos los edificios del barrio antiguo (Ortigia) tienen detalles barrocos y hay muchos palacios barrocos y de estilo veneciano. Todo está bastante bien cuidado, aunque en las callejas de la parte oriental hay casas muy maltrechas que aún están restaurando.

De todas formas, Ortigia nos encantó por su combinación de culturas: griega, normanda medieval y barroca. Además, como el tráfico está restringido en la isla, hay zonas como el paseo de la orilla occidental, donde puedes comerte un helado paseando y oír solamente el leve chocar de las olas contra las rocas. Todo un pequeño lujo.

Ortigia, Siracusa Sicilia


Datos de interés:

1. Caffe del Teatro: latte machiato: 2,50€, capuccino: 2,50€, panino:3,50€, pezzo sal: 1,50€.
2. Para ir al Parque Arqueológico hay que coger el bus número 1 en la Piazza de la Poste.
3. B&B Spiraglio: 60€ con baño y desayuno.
4. Osteria by Sebi. Via Mirabella, 21. Plato de pasta al horno: 3,50€, caponata: 3€, berenjena rebozada: 3€
5. Osteria di Mario. Calamares: 7€, estofado: 7€, cerveza: 5€, antipasti: 12€, cubierto aparte.
6. Audioguía: 9€ durante 24 horas. La alquilamos en un quiosco en la via Roma entre la P. Arquímedes y V. Crocitisso.

Desayuno en Siracusa, Sicilia

11 comentarios

  1. Fran Soler 17 enero 2012
  2. Helena 17 enero 2012
  3. José Manuel Beltrán 17 enero 2012
  4. Madaboutravel 19 enero 2012
  5. David C. 21 enero 2012
  6. Enrique 5 agosto 2015
    • Isabel & Xavier 5 agosto 2015

Deja un comentario

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Isabel Romano
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam y gestión de comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: iromano.diario @ gmail .com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.