Hanami en Japón: Visita al espectacular castillo de Hikone

Un nuevo relato del viaje a Japón de 18 días que hicimos en abril de 2017. En esta ocasión dejamos la preciosa Kyoto para iniciar la ruta por el país. Primera parada: visita al castillo de Hikone, uno de los cinco tesoros nacionales de Japón.

Salimos muy temprano de Kyoto. Abandonamos el curioso hotel The Prime Pod de la calle Sanjo-dori y fuimos a la estación de Kyoto para tomar un tren regional dirección Hikone.

Estatua Naomasa Hikone

Hikone es una ciudad pequeña en la orilla oriental del lago Biwa. Hacía un día soleado y teníamos ganas de visitar el castillo de Hikone y conocer un poco de su historia, ya que es uno de los cinco castillos categorizados como «Tesoro Nacional» por el gobierno japonés. Nada más bajarnos en la estación y atravesar las puertas de salida, nos encontramos con nuestro guía, el señor Takashi, esperándonos. Era un hombre alto de unos sesenta y pocos años, jubilado, que debido a su interés por la historia de Japón, se había unido al programa de guías turísticos voluntarios de la ciudad de Hikone. Según nos contó, para ello tuvo que hacer un cursillo de seis meses. Guardamos las maletas en las taquillas de la estación por 600 yenes y salimos acompañados de Takashi. Incluso antes de salir de la estación de tren, nos mostró un póster de un famoso biombo decorado con una bella pintura encontrado en el castillo de Hikone. Y justo ese día era el primero en el que se exhibía ese biombo en el museo del castillo.

Puente-acceso-castillo-Hikone

Primero nos detuvimos frente a la estatua del samurái Ii Naomasa. Este samurái destacó en la batalla de Sekigahara en el bando oriental a las órdenes de Tokugawa y fue recompensado con las tierras de la provincia de Omi. Es en estas tierras, junto al lago Biwa, donde se alza hoy la ciudad de Hikone y su emblemático castillo. Un lugar con mucha historia.

Mapa Castillo Hikone Japon

Entre otros motivos, la antigua provincia de Omi fue el centro de poder del famoso daimio Oda Nobunaga, el famoso líder samurái que inició la unificación de Japón a mediados del siglo XVI. En el año 1600, la batalla de Sekigahara, librada a solo veinte minutos en coche al norte de Hikone, sellaría el destino de Japón y concedería a Ieyasu Tokugawa la vía libre para hacerse con el shogunato y el control definitivo del archipiélago nipón. El adversario de Tokugawa en esa batalla fue Ishida Mitsunari, gestor principal del difunto taiko Hideyoshi Toyotomi, quien comandaba las tropas unificadas del oeste de Japón.

Yatai Hanami Castillo Hikone Japon

Este señor feudal dominaba el paso entre este y oeste desde su fortaleza de Hikone, que entonces se alzaba en la colina de Sawayama, a 2 km del castillo actual. Al ser derrotado en Sekigahara, fue Ii Naomasa quien tomó el control de sus tierras. Con el beneplácito de Tokugawa, el hijo de Naomasa mandó construir un nuevo castillo más moderno y preparado para bloquear un posible avance de las tropas del oeste hacia la nueva capital en el este. Este fue el castillo de Hikone que puede visitarse hoy en día.

Hanami Castillo Hikone Japon

Este nuevo castillo se emplazó sobre una colina situada entre el lago Biwa al oeste y otro lago artificial al norte, de modo que las dos masas de agua le servían de protección. Además, se desvió el curso de un río por el este para que vertiera sus aguas en un foso por el sur y se construyeron dos fosos más a su alrededor. Los planos del castillo los creó Yasozaemon, un afamado arquitecto militar que empleó las técnicas de estrategia militar Koishu heredadas del gran general Takeda Shingen. Para agilizar la construcción de un castillo tan estratégicamente clave, se aprovecharon las estructuras de otros dos castillos, que se desmontaron y trasladaron a Hikone. El portón del recinto principal se aprovechó del primer castillo de Hideyoshi, mientras que el torreón principal se aprovechó del castillo de Mitsunari, adaptándolo de sus cinco pisos originales a solo tres en Hikone. Aun así, el castillo tardó unos 20 años en completarse.

Foso cerezos Castillo Hikone Japon

Todo esto lo aprendimos escuchando las explicaciones del señor Takashi, un verdadero apasionado de la historia del periodo Sengoku. Mientras cruzábamos el puente del foso intermedio nos contó que el foso exterior se cubrió de tierra tras la Segunda Guerra Mundial para reducir las enfermedades por el mosquito de la malaria. Una señal del deterioro del patrimonio japonés durante el conflicto, por suerte muy distinto del paisaje que puede verse en la actualidad.
En abril de 2017, los cerezos a lo largo del foso intermedio vertían sus pétalos rosas y blancos al agua y creaban un paisaje precioso.

Foso Castillo Hikone Japon

Mientras nos dirigíamos a la entrada, Takashi nos contó la historia de los pinos que flanquean el camino principal junto al foso: los llamados «pinos del abecedario» porque había tantos como letras en el abecedario japonés. Cada uno de sus samuráis de alto rango estaba encargado de la salud de uno de esos pinos. Justo antes de la entrada, hay un monumento en honor a Ii Naosuke, el décimo tercer señor del clan Ii y consejero principal del último shogún Tokugawa, famoso por ceder ante las presiones de Estados Unidos y abrir el país al comercio internacional tras siglos de aislacionismo.

Castillo Hikone Japon entrada

En el camino de entrada, Takashi nos hizo fijarnos en la forma de una sección de la muralla frente al foso, que recibe el nombre de kabuto (casco) por tener dos niveles de inclinación, un detalle excepcional en el diseño de los castillos japoneses. Luego subimos por la escalinata de piedra. Los escalones tienen alturas diferentes para que una tropa enemiga tropiece y caiga al suelo al subir por ellos. También nos fijamos en las diferentes aspilleras de las murallas. Las rectangulares servían para disparar con arco contra los asaltantes, y las triangulares para disparar con arcabuz (teppo).

Castillo Hikone Japon

Después de atravesar el primer portón, justo a la derecha Takashi nos acompañó a una exposición temporal que había allí instalada. Como le habíamos comentado que habíamos visto varios capítulos de la serie japonesa de samuráis Sanada Maru, nos mostró la exposición sobre Naotora, la serie histórica anual del momento en el canal público de la televisión japonesa. Precisamente, la protagonista de la serie es una antepasada de Ii Naomasa que tuvo que hacerse cargo de las tierras de su feudo en solitario, ya que todos sus hermanos varones habían muerto. Por desgracia, la exposición estaba orientada al público exclusivamente japonés, así que no pudimos disfrutar de las numerosas explicaciones que contenía y tuvimos que conformarnos con contemplar elementos del rodaje como kimonos, estandartes, armas y armaduras.

Castillo Hikone Japon hanami

Luego seguimos el camino siempre ascendente en dirección al torreón principal. Como todos los castillos, este camino es lo más tortuoso posible para que los atacantes puedan ser acosados por los defensores. Pasa por debajo de un puente y luego sigue ascendiendo en forma de tirabuzón hasta llegar al mismo puente, que conduce al portón del área principal. Este puente de madera (Rokabashi) estaba diseñado para poderse derrumbar fácilmente y así impedir el acceso del enemigo a la zona central del castillo. Solo los samuráis de alto rango tenían permiso para entrar aquí.

guia viaje a japon 18 dias hanami abril

Una vez cruzado el portón, se llega a la explanada de la cima, donde se alza el torreón principal. Aquí, los cerezos en flor creaban una estampa muy bonita. Además, desde aquí puede verse toda la ciudad de Hikone. Poco después entramos en el torreón y subimos los tres pisos por unas escaleras muy empinadas. En el piso superior, nos fijamos en una entrada secreta que conducía a una sala muy estrecha donde ocultarse como último recurso si el enemigo llegaba hasta allí. Luego, en otra sección del castillo pudimos ver un breve documental muy interesante y subtitulado en inglés sobre el arquitecto militar Yasozaemon a quién se encargó el diseño del castillo. Por ejemplo, se le ocurrió la idea de verter las aguas del lago Biwa en la explanada norte para proteger ese lado del castillo. Tras la Segunda Guerra Mundial, según nos contó nuestro guía, esta parte inundada se convirtió en campos de arroz y hoy en día es un barrio de la ciudad de Hikone que rodea el castillo.

Armadura museo Castillo Hikone Japon

Más tarde, visitamos uno de los almacenes del castillo construido en 1848 y luego entramos en una de las torres de vigía erigida en 1788 junto al portón de entrada, el Ishikawamon. Es una delicia pasear por un castillo tan bien conservado. Su última renovación se hizo en 1996, pero el torreón y otras estructuras se han mantenido allí desde su edificación.

Biombo museo Castillo Hikone Japon

Al mediodía, fuimos a comer con Takashi. Como hacía sol y calor, entramos en un restaurante justo en frente del foso intermedio especializado en fideos soba fríos. Yo me zampé un especial de la temporada de cerezos que incluía varios cortes de pescado crudo. Durante la comida, estuvimos charlando con Takashi sobre su vida antes de dedicarse a ser guía y también contestamos a las preguntas que nos hizo sobre España y Cataluña. Se sorprendió mucho cuando le contamos que teníamos un mes entero de vacaciones al año. Él nos contó medio en broma que los japoneses son obsesos del trabajo y que es un problema social, sobre todo por el número de suicidios que eso provoca. Estuvo trabajando dos años en México, así que sabía algunas palabras en español. Recordó que los trabajadores mexicanos eran muy puntuales en abandonar su puesto de trabajo cuando llegaba el fin de la jornada. Y me pareció que no lo decía con desdén.

soba hikone

Después volvimos al castillo y esta vez visitamos el museo y el jardín. En el museo pueden verse varias piezas históricas importantes donadas por la familia Ii. Por ejemplo, la armadura roja de Ii Naotaka o el estandarte rojo del clan que se usó en el ataque contra el castillo de Osaka en 1614. Curiosamente, en este asedio, el clan Ii se enfrentó a las tropas de los Sanada. Nos fijamos en que la armadura del señor feudal pesaba 35 kg. Luego Takashi nos contó que los enormes y característicos cuernos dorados del casco del clan Ii parten de los laterales del caso del señor feudal, pero están unidos en la frente en los cascos de sus vasallos principales. En el museo también pueden contemplarse varias de las espadas del clan, puntas de flecha, así como bellos kimonos de seda de varios siglos de antigüedad e instrumentos musicales. Finalmente, también vimos el famoso biombo que nos había comentado Takashi en la estación de tren.

Jardin Castillo Hikone Japon

Por su parte, el jardín Genkyu-en cuenta con todos los elementos clásicos de un buen jardín japonés: la casita de té, el lago, la isla en forma de tortuga, la cascada, el puente de piedra, etc. Es un lugar que inspira belleza y serenidad. Solo el torreón del castillo, que sobresale por un extremo del jardín, te recuerda que estás en una fortificación militar.

Jardin Museo Hikone

Al salir vimos el espectáculo callejero de la amaestradora de un pobre macaco. Poco después, Takashi nos acompañó de regreso a la estación. Le agradecimos mucho todas sus explicaciones, ya que contribuyeron a hacer aquella visita mucho más interesante y especial. Tras despedirnos, recuperamos nuestras maletas y subimos al tren rumbo a la siguiente parada: ¡Kanazawa: la ciudad de los samuráis!

Podéis encontrar toda la información práctica de este viaje en la guía:
Hanami en Japón: guía del viaje a Japón de 18 días durante la floración de los cerezos

HERRAMIENTAS PARA ORGANIZAR TU VIAJE A JAPÓN
Hoteles en Hikone

✪ Japan Rail Pass y Kansai Area Pass
Alquiler de pocket wifi

Comentario

  1. arriendo autos castro 8 enero 2018

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.