Moremi Gorge y safari nocturno en el Khama Rhino Sanctuary

Serowe es conocida por ser la cuna del jefe Khama III y alberga un museo, el Khama III Memorial Museum, donde podemos conocer su historia, así como el cementerio real, donde está enterrado. Fue el rey de la tribu más importante de la zona antes de la llegada de las colonias europeas y accedió a convertir sus tierras en un protectorado del Reino Unido para defenderse de los bóers y de otras tribus. Más tarde, en 1966, cuando el país logró la independencia, su nieto fue el primer presidente de la República de Botsuana. Sin embargo, esa mañana decidimos ir hasta la cercana población de Palapye para visitar la oficina de turismo y ver qué otras opciones teníamos por la zona.

Nos costó un poco encontrar el emplazamiento exacto de la oficina de turismo, ya que en Botsuana (fuera de las grandes ciudades) apenas hay calles con nombre y la mayoría de establecimientos se alinean a lo largo de las carreteras. Sabíamos que la oficina estaba en algún punto de la carretera principal que une Francistown y Gaborone, así que, tras dar varias vueltas, encontramos la pequeña sucursal que la oficina de turismo de Botsuana tiene en Palapye (justo al lado del Wimpy, antes de cruzar la vía de ferrocarril).

Largo camino hasta la garganta de Moremi

Largo camino hasta la garganta de Moremi

Como los viajeros que viajan por libre en este país aún son pocos, las oficinas de turismo no tienen tantos recursos destinados a ellos, pero la chica que nos atendió nos propuso dos planes para esa mañana: visitar Old Palapye (las ruinas del primer asentamiento en Botsuana) o la Moremi Gorge. En una pared de la oficina había una pintura grande de una preciosa cascada de la garganta de Moremi, así que decidimos ir a visitarla. La chica de la oficina de turismo nos comentó que si había llovido no era posible acceder sin un 4×4, ya que los últimos kilómetros eran pistas de tierra. Como no teníamos forma de saber si había llovido o no en esa zona, decidimos ir y probar suerte.

El GPS no encontraba la pequeña población de Moremi, pero seguimos las indicaciones que nos habían dado y, al salir de Palapye en dirección a Francistown, ya vimos que estaba bien señalado. Tardamos casi cuarenta minutos en llegar al pueblecito de Moremi y allí terminaba la carretera asfaltada. Todavía quedaban siete kilómetros hasta la entrada de la garganta, pero ¿qué dirección debíamos tomar? Unos metros antes del final de la carretera, en un cruce de caminos, había un cartel que indicaba la dirección, pero estaba situado de manera tan estratégica que no nos quedaba claro en qué dirección debíamos ir, ¿derecha? ¿izquierda? ¿Seguir hasta el final del camino? En la oficina de turismo nos habían dicho que preguntáramos en la kgotla, que es el punto donde se puede encontrar al jefe de cada pueblo botsuano. Pero mientras dudábamos, se acercó un señor que llevaba un rato contemplando nuestra indecisión desde la puerta de su casa y nos comentó que, si queríamos, se subía con nosotros en el coche y nos enseñaba cómo llegar.

Esta es la habitación del chalet para dos en Moremi

Esta es la habitación del chalet para dos en Moremi

Por suerte, esa noche no había llovido y se podía conducir con relativa facilidad por el camino arenoso. Cuando ya estábamos encaminados, el señor nos dijo que ya se bajaba para volver andando a su casa y, tras una gratificación por las molestias, seguimos conduciendo hasta la entrada de la garganta de Moremi.

Quizás porque aún tenía presente muchos aspectos del viaje a Uganda, me sorprendieron las instalaciones que tenían en Moremi Gorge. Consistían en una entrada nueva, donde pagar la entrada, con unos baños diseñados y decorados con muy buen gusto. La entrada para visitar la Moremi Gorge cuesta 56 pulas por persona y se visitan las diferentes cascadas de la garganta acompañados de un guía. Al pagar, la taquillera nos preguntó si queríamos pagar también por el coche para ir hasta la zona de picnic sobre ruedas y desde allí caminar hasta la garganta. Cuando le pregunté a qué distancia estaba, entendí que eran unos 3,5 kilómetros, pero parece ser que a esas horas del día tenía la cabeza frita porque entendí que todo el camino desde la taquilla hasta las gargantas y volver era un total de 3,5 kilómetros. Y pensé, con lo que llevamos en coche, que no era una distancia muy larga, y que nos vendría bien caminar un poco. Por eso, a pesar de las reticencias del guía y de que era pleno mediodía y caía un sol de justicia, emprendimos las marcha armados únicamente con una botella de agua de litro y medio.

Baobab centenario

Baobab centenario

El paisaje de la zona es bastante desértico y tienes la sensación de estar caminando por la playa. El mes de noviembre es el más caluroso en Botsuana y ese día debíamos estar a unos 38 grados. Al principio, todo iba muy bien porque, a pesar caminar sobre la arena, el terreno es bastante llano. Por el camino, el guía nos fue indicando algunos puntos de interés, como la tumba de un antiguo jefe del pueblo o la roca donde antaño solían afilarse los cuchillos y las lanzas. También pasamos por la zona de acampada, que está muy bien equipada con agua corriente y mobiliario para hacer barbacoas. Además, más adelante vimos unos chalés muy nuevos y bien equipados que por dentro parecen hoteles de cuatro estrellas que están gestionados por la comunidad de Moremi. Es sorprendente porque el paisaje que los rodea es un valle poco profundo muy salvaje y se tiene la sensación de estar un poco en el fin del mundo. Se respiraba una paz aplastante. Si hubiéramos sabido que existían estos chalés, sin duda nos habríamos alojado allí (es preferible acercarse en coche).

Moremi Gorge Botswana

La segunda cascada de Moremi

A partir de allí el trayecto se hizo bastante penoso, porque me empezó a afectar el cansancio y el calor. Llevábamos una hora caminando y fue en ese punto cuando me di cuenta de que en realidad el sendero se alargaba durante 10 kilómetros. Por suerte, cuando por fin llegamos a la entrada de la garganta, junto a un enorme baobab, pudimos descansar en una zona preparada con bancos cubiertos con toldos, donde soplaba un aire muy refrescante. Y cuando empezamos a adentrarnos en la garganta propiamente dicha, la orografía empezó a cambiar por completo. Deys, el guía, nos contó que la garganta siempre ha sido sagrada para los habitantes de Moremi porque según la leyenda, es donde habitan las almas de los antepasados. Pronto entendimos por qué los espíritus de los ancestros se acomodan en aquel estrecho desfiladero.

Tercera garganta de Moremi

Tercera cascada de Moremi

En la garganta de Moremi hay cinco cascadas permanentes durante todo el año. Y eso, en un país repleto de cauces secos, donde prácticamente solo llueve en la estación lluviosa, es sorprendente. El arroyo que discurre entre las colinas da lugar a una vegetación verde y abundante, que crea un contraste increíble con el terreno semidesértico del exterior. Las paredes de la garganta ofrecen una sombra muy agradable y sobre el arroyo revoloteaban unas mariposas de grandes alas de color turquesa brillante. Arriba, en el estrecho espacio de cielo que había sobre nuestras cabezas, se veían volar los buitres del Cabo que anidan en lo alto de las colinas Tswapong. Hay que ir con cuidado y no hacer mucho ruido, porque son una especie protegida. Y más adelante, en lo alto de ladera rocosa, descubrimos una especie de ciervo pequeño, que no sé bien cómo se llama.

 

El camino que sigue el arroyo es agreste, hay que agacharse para pasar por debajo de troncos, y trepar por rocas, pero hay cables pegados a las paredes para sujetarse y puntos donde han construido pasarelas de madera para facilitar el paso. Los estanques que se forman al pie de las pequeñas cascadas son lugares silenciosos, rodeados de helechos, donde el tiempo parece detenerse. En conjunto, es un lugar mágico. Al llegar a la tercera cascada, el guía se detuvo y nos sentamos los tres a descansar a la sombra en un banquito de madera. El sonido del agua de la cascada era muy relajante y en el cielo se veían buitres del Cabo y águilas negras que planeaban con las alas extendidas. Nos frustró mucho que nuestro guía se plantara allí y no nos llevara a ver las siguientes dos cascadas. Entendimos que no había tiempo suficiente para hacer todo el recorrido y volver, así que, definitivamente es aconsejable hacer esta visita más temprano y conducir hasta el área de picnic. Es un lugar muy especial y vale mucho la pena.

Mejor que el coche no pase de ahí.

Mejor que el coche no pase de ahí.

Al volver a la taquilla de la entrada, retomamos fuerzas comiendo un poco de fruta y rápidamente nos pusimos en marcha para ir a nuestro siguiente destino: el Khama Rhino Sanctuary, un refugio para los rinocerontes. Como allí no tienen restaurante, pasamos por un Wimpy para llevarnos unas hamburguesas que cenar en un plis-plas.

A pesar de que el rinoceronte está protegido en Botsuana desde 1922, este animal en peligro de extinción estuvo a punto de desaparecer durante los años ochenta por culpa de los cazadores furtivos. Por ese motivo, en 1989 la comunidad de Serowe puso en marcha el proyecto para la creación de un santuario para proteger tanto a los rinocerontes blancos, como los negros. Empezaron con cuatro ejemplares de rinoceronte blanco y en la actualidad el santuario cuenta con más de cuarenta rinocerontes blancos y cuatro negros. Todos estos ejemplares proceden de otras partes del país y de Sudáfrica, y cuentan con la protección del ejército de Botsuana.

Cae la noche en el santuario

Cae la noche en Botsuana

Este santuario es uno de los mejores lugares para rastrear rinocerontes y allí fuimos a pasar una noche en uno de sus chalets. Como hay pocos de estos chalets o cabañas grandes con baño propio, es necesario reservarlos con mucha antelación si se quiere uno alojar allí. Pasar la noche allí mismo es altamente recomendable si, como en nuestro caso, se quiere realizar una actividad nocturna y al día siguiente una matutina. La única pega del Khama Rhino Sanctuary es que toda la zona es muy arenosa y no es aconsejable entrar con un coche normal hasta los chalets, que están a un par de kilómetros de la entrada. Y lo decimos por experiencia, ¡porque nuestro coche se quedó atrancado en el camino! En la entrada nos dijeron que no tendríamos problemas, pero se equivocaron, y tuvieron que venirnos a sacar. Por eso, es mejor que aparquéis en la entrada y que el personal del santuario os acerque con el 4×4.

Chacal en plena acción

Chacal en plena acción

A las siete de la tarde ya había anochecido y los guías nos vinieron a buscar para hacer el safari nocturno por el santuario de unas dos horas. Nunca antes habíamos hecho un safari por la noche, ya que en el viaje a Uganda solo habíamos hecho durante el día, pero me gustó mucho. Es muy diferente, ya que es noche cerrada, pero el guía va con unos faros enfocando a los animales que encuentra y todo tiene un aire de mayor misterio. Por la noche hay mucha más actividad y es posible ver animales que durante el día es casi imposible de ver, como la liebre saltadora de El Cabo, que es una mezcla entre ardilla, conejo y canguro la mar de graciosa. Al principio nos pareció ver un leopardo durante unos tres segundos, a lo lejos, pero se escondió rápidamente de nosotros y ya no hubo forma de encontrarlo. También descubrimos un chacal devorando una cabeza de un impala, un búho que acababa de cazar un ratón, una tortuga y una mamá rinoceronte de paseo con su cría. El espectáculo de la naturaleza visto desde primera fila.

El búho también tiene la cena preparada

El búho también tiene la cena preparada

Al dejarnos en el chalet, el guía nos recordó que al día siguiente debíamos llevar ropa de color «arbusto», ya que a las siete de la mañana íbamos a rastrear rinocerontes a pie por entre la maleza. La aventura continuaba al día siguiente, ¡así que no os perdáis la siguiente entrada!

La mamá rinoceronte y su cría

La mamá rinoceronte y su cría

Datos de interés:
Moremi Gorge: 56 pulas
Wimpy: menú hamburguesa con patatas y bebida 40 pulas
Khama Rhino Sanctuary. Entrada al santuario: 57,20 pulas/día. Entrada coche: 69,70 pulas/día. Chalet para dos personas: 489, 10 pulas/noche. Safari nocturno 633.90 (precio hasta 4 personas).


5 comentarios

  1. Helena 26 noviembre 2013
  2. Jordi (milviatges) 27 noviembre 2013
  3. Carmen 27 noviembre 2013
    • Isabel (Diario de a bordo) 27 noviembre 2013
  4. José Carlos DS 6 diciembre 2013

Deja un comentario

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Isabel Romano
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam y gestión de comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: iromano.diario @ gmail .com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Centro de preferencias de privacidad

Cookies imprescindibles

Se usan para saber si ya aceptaste nuestras políticas y para servir más rápidos los contenidos.

_ga, _gat, _gid, gdpr, gdpr[allowed_cookies], gdpr[consent_types]

Cookies de terceros

Usamos cookies de terceros con servicios, también garantes de tu privacidad, que analizan tus usos de navegación para que podamos mejorar los contenidos, si ya estás suscrito al boletín y los elementos compartidos en redes sociales y el formulario de comentarios.

1P_JAR, APISID, CONSENT, HPSID, NID, SAPISID, SID, SIDCC, SSID, act, c_user, datr, fr, m_pixel_ratio, presence, sb, wd, xs, _pinterest_cm, wp_api, wp_api_sec, tk_tc, datr, _js_datr, _ga, _sp_zendesk, bkng, cors_js, cto_lwid, cws, esadm, lastSeen, utag_main, zz_cook_tms_ed, zz_cook_tms_ep, zz_cook_tms_hlist; zz_cook_tms_seg1, zz_cook_tms_seg3, vpmss, header_signin_prompt, _tq_id.TV-273681-1.3b4c, IDE, BT, PI, UI
1P_JAR, APISID, CONSENT, HPSID, NID, SAPISID, SID, SIDCC, SSID
act, c_user, datr, fr, m_pixel_ratio, presence, sb, wd, xs
_pinterest_cm
wp_api, wp_api_sec, tk_tc
datr, _js_datr
_ga, _sp_zendesk, bkng, cors_js, cto_lwid, cws, esadm, lastSeen, utag_main, zz_cook_tms_ed, zz_cook_tms_ep, zz_cook_tms_hlist; zz_cook_tms_seg1, zz_cook_tms_seg3, vpmss, header_signin_prompt, _tq_id.TV-273681-1.3b4c
IDE
BT, PI, UI

Analytics

Other