Paseando por Venecia

Pasamos tres días en Venecia, dos recorriendo la ciudad y el tercero visitando las islas de Murano, Burano y Torcello. Para empezar, voy a describir lo que vimos e hicimos el primer día. Prepárate amigo lector, porque fue un día muy completo.

Todo el mundo está de acuerdo en que la Serenísima es un lugar precioso, mágico, donde cada rincón parece sacado de una postal. Así que esa mañana estábamos muy emocionados de poder explorar por fin la capital del Véneto y comprobar con nuestros propios ojos si esa leyenda era cierta. Después de un buen descanso y un buen desayuno en el hotel Best Western Santa Helena, gracias a Expedia.es, empezamos a andar por el paseo de la costa sur, en dirección a la plaza San Marcos.

Arsenale

Entrada al Arsenale

Sin embargo, queríamos dejarnos envolver por la ciudad, así que muy pronto abandonamos el paseo junto a la bahía y nos internamos por las callejuelas del barrio de Santa Helena. Nos llamó la atención una exposición al aire libre de la Biennale, llamada «Museum of everything». Dimos una vuelta por una floristería transformada en museo y seguimos adelante hasta llegar a la via Giuseppe Garibaldi, donde había gente comprando en puestos de pescado y verduras. Nos gustó ver venecianos haciendo la compra y ver la vida de barrio en una ciudad tan sumamente turística.

Regresamos a la bahía para internarnos ciudad adentro de nuevo por el rio dell’Arsenale, una calle muy tranquila y de calzada ancha que conduce a la monumental entrada del astillero de Venecia. Los enormes leones de piedra vigilan que nadie entre en la que fue la fábrica de barcos más potente del Mediterráneo. En 1570, el astillero estaba tan optimizado en el Arsenale, que podía producir una galera de guerra en solo un día.

Venecia Canales

Seguimos recorriendo callejuelas encantadoras, repletas de canales y puentecitos, hasta que llegamos sin haberlo previsto demasiado ante la iglesia de Santi Giovanni e Páolo, junto a la Scuola di San Marco. Como hacía mucho sol, decidimos hacer un alto y zamparnos el primer helado del viaje. El tiempo se detuvo mientras contemplábamos la plaza de la iglesia, con un canal al lado por donde vimos pasar las primeras góndolas. Un señor veneciano muy amable se nos acercó para contarnos varias cosas de los edificios que se alzaban ante nosotros: la Scuola di San Marco es en realidad un hospital, el Ospedale Civile di Venecia, en origen una hermandad de beneficencia dedicada a los más necesitados. A su lado, la iglesia familiarmente llamada de San Zanipolo, contiene las elaboradas tumbas de varios dux o duques venecianos. No cabe duda de que en Venecia hay arte por todas partes. De hecho, esta ciudad no solo contiene obras de arte, sino que ha sido musa de un sinfín de artistas de todos los campos, desde compositores como Wagner hasta escritores como Henry James.

Gran Canal de Venecia

Gran Canal

Seguimos explorando la ciudad de los canales, ávidos de más sorpresas. Así, casi sin darnos cuenta, llegamos a un punto muy turístico: el puente de Rialto. Al mediodía de un sábado este puente era un hormiguero de turistas, todos haciendo fotos, y resultaba agobiante, así que nos alejamos prudentemente. No obstante, había hordas de turistas inundándolo todo. De todas maneras, decidimos seguir la corriente y fuimos a parar a la plaza San Marcos. En el centro de la ciudad quedamos apabullados por la belleza de la basílica, por la altura del Campanile, por el arte del Palacio Ducal, por los detalles de la Torre dell’Orologio y por las vistas de la bahía. No podíamos más, así que nos sentamos en los peldaños de las galerías y disfrutamos del espectáculo.

Venecia Canales

Esa tarde hacíamos una de las actividades de la web de Expedia: una visita con una guía autóctona más un paseo en góndola. Frente a la oficina de turismo nos dieron un aparatejo de esos con auriculares para escuchar a la guía sin que tenga necesidad de gritar. Al cabo de unos minutos, ya estábamos siguiendo a Bárbara, una veneciana de San Polo que nos fue contando detalles muy interesantes de la ciudad y nos llevó a rincones que tal vez no hubiéramos encontrado nosotros solos. Aprendimos, por ejemplo, que en el pasado había menos calles empedradas sobre los islotes que componen Venecia.

Venecia Basilica de San Marcos

Basílica de San Marcos

La guía nos llevó por calles que se crearon después de tapiar zonas de agua, y por eso se llaman piscina en vez de via. Otro tipo de calle es el rio terra, antaño canales que hoy son vías peatonales. También nos contó detalles del Gran Teatro La Fenice y nos llevó a ver el Palazzo Contarini del Bovolo, con su llamativa escalera exterior. La excursión terminó con un paseo en góndola de 30 minutos que compartimos con otras dos personas. Aunque no estábamos precisamente solos por los canales, y aunque era pleno mediodía, nos gustó muchísimo. Ir en góndola te permite ver la ciudad desde una perspectiva muy distinta y llegar a lugares que de otra manera sería imposible. La visita Descubre Venecia y Paseo en góndola nos costó 39 euros por persona.

Gondola Venecia

Gondolero molón

Para rematar la visita al centro, subimos al Campanile, la torre que preside la plaza San Marcos. Es muy turístico, pero desde este campanario se puede contemplar toda la ciudad. La entrada nos salió por 8€ euros y fue refrescante, porque en las alturas sopla una brisa muy agradable.

Venecia

Campanile y la Plaza de San Marcos

Después de dar bastantes vueltas por el centro con todo su bullicio y el calor del mes de junio, teníamos que escapar. Así que nos subimos a un vaporetto y nos fuimos canal arriba, hacia el barrio de Cannaregio. Enseguida vimos que había sido buena idea. Nos gustó tanto ir en barco por el Gran Canal que al día siguiente repetimos, pero de eso ya hablaremos en la próxima entrada. Nos bajamos en la estación de San Marcuola y nos alegramos de ver una densidad peatonal muy inferior a la del centro. Allí sí se podía pasear con total tranquilidad. Entonces deambulamos hasta llegar a la calle Terra San Leonardo, que estaba repleta de bares con terraza. Nos detuvimos en una de ellas y matamos el gusanillo con algunos cichetti. Estas tapas venecianas nos entraron muy bien y, con la excusa, descansamos un poco.

Venecia Campanile

Vistas desde el Campanile

Más tarde, seguimos paseando y nos adentramos en el ghetto judío. El corazón de este barrio parece ser la plaza del Campo Ghetto Nuovo, una gran plaza rodeada de edificios, que en realidad es una isla rodeada por canales y conectada por puentes. Para acceder, cruzamos un puentecito que terminaba en un paso por debajo de un edificio. Al salir a la plaza por el otro extremo, me dio la sensación de haber entrando en un refugio o madriguera al aire libre. Es una plaza muy tranquila y apartada, donde se puede visitar el museo Ebraico. Después tomamos el puente del norte y nos encontramos en una fondamenta preciosa. Una fondamenta es una calle que discurre al lado de un canal y, en este caso, el canal recorría todo el barrio de este a oeste. Nos hallábamos de nuevo en la Venecia de los venecianos, es decir, en aquella donde aún se puede vivir la ciudad más auténtica y donde el turismo aún no ha llegado en masa. Leí por ahí que en este sestiere vive más de un tercio de la población autóctona. También es el barrio donde nacieron el famoso pintor Tintoretto y el gran viajero: Marco Polo. Aun así, dejamos de perseguir los puntos de interés, como la Madonna dell’Orto o el Campo dei Mori. Simplemente deambulamos. Ya hacía horas que habíamos dejado de consultar el mapa. Caminamos embobados por el ambiente pausado del barrio de Cannareggio, con sus bares junto al canal y sus vecinos disfrutando del atardecer. De vez en cuando, veíamos pasar una barca.

Venecia cichetti

Cichetti

Poco a poco, regresamos al barrio de Castello, donde habíamos empezado el día, y fuimos a cenar temprano. El cielo se había nublado y empezó a lloviznar poco antes de llegar al restaurante Il Jardinetto di Severino, donde habíamos reservado una mesa. Como todavía no la tenían lista, fuimos a dar una vuelta por los alrededores bajo unas gotas algo molestas. Más tarde ya sí nos dejaron pasar al patio interior, donde cenamos spaguetti al nero di sepia y de postre: tiramisú. Fue un día muy intenso que rematamos con una cena romántica. Inolvidable.

Venecia

Al día siguiente vimos incluso más lugaresinteresantes de la Sereníssima. Increíble pero cierto. No os perdáis la siguiente entrada. En serio. Es muy buena. Pero que muy muy buena.

Datos de interés:

Actividad de Expedia: Visita Descubre Venecia y Paseo en góndola 39 €. Incluye 90 minutos de visita guiada más 30 minutos en góndola. Hay que canjear el vale en la oficina de turismo, situada en el extremo suroeste de la plaza San Marcos.
Campanile: unas vistas de altura por solo 8€.
Restaurante Il Jardinetto di Severino: cena para dos: aprox. 40€.

14 comentarios

  1. Victor 30 julio 2013
  2. Míriam 30 julio 2013
  3. María (callejeando por el mundo) 30 julio 2013
  4. Helena 30 julio 2013
  5. Zé Pequeña 30 julio 2013
  6. El Peregrino 31 julio 2013
  7. fran soler 3 agosto 2013
  8. Maria 6 agosto 2013
  9. José Carlos DS 7 agosto 2013
  10. Javier 19 agosto 2013
  11. Carmen 26 agosto 2013
  12. victor herrera 20 abril 2014
  13. Jesús 30 mayo 2014

Deja un comentario

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Isabel Romano
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam y gestión de comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: iromano.diario @ gmail .com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Centro de preferencias de privacidad

Cookies imprescindibles

Se usan para saber si ya aceptaste nuestras políticas y para servir más rápidos los contenidos.

_ga, _gat, _gid, gdpr, gdpr[allowed_cookies], gdpr[consent_types]

Cookies de terceros

Usamos cookies de terceros con servicios, también garantes de tu privacidad, que analizan tus usos de navegación para que podamos mejorar los contenidos, si ya estás suscrito al boletín y los elementos compartidos en redes sociales y el formulario de comentarios.

1P_JAR, APISID, CONSENT, HPSID, NID, SAPISID, SID, SIDCC, SSID, act, c_user, datr, fr, m_pixel_ratio, presence, sb, wd, xs, _pinterest_cm, wp_api, wp_api_sec, tk_tc, datr, _js_datr, _ga, _sp_zendesk, bkng, cors_js, cto_lwid, cws, esadm, lastSeen, utag_main, zz_cook_tms_ed, zz_cook_tms_ep, zz_cook_tms_hlist; zz_cook_tms_seg1, zz_cook_tms_seg3, vpmss, header_signin_prompt, _tq_id.TV-273681-1.3b4c, IDE, BT, PI, UI
1P_JAR, APISID, CONSENT, HPSID, NID, SAPISID, SID, SIDCC, SSID
act, c_user, datr, fr, m_pixel_ratio, presence, sb, wd, xs
_pinterest_cm
wp_api, wp_api_sec, tk_tc
datr, _js_datr
_ga, _sp_zendesk, bkng, cors_js, cto_lwid, cws, esadm, lastSeen, utag_main, zz_cook_tms_ed, zz_cook_tms_ep, zz_cook_tms_hlist; zz_cook_tms_seg1, zz_cook_tms_seg3, vpmss, header_signin_prompt, _tq_id.TV-273681-1.3b4c
IDE
BT, PI, UI

Analytics

Other