Crucero por el Nilo: Excursión a Edfu y Kom Ombo

A las 6 de la mañana nos llamaron para despertarnos, ya que a las 7 teníamos la visita al templo de Edfu. Habíamos estado navegando durante la noche y cuando nos despertamos estábamos delante del templo. En Edfu básicamente solo se visita el templo. Los cruceros atracan delante de él y al acabar las visitas se van. Por ese motivo, los vendedores de recuerdos quizás son un poco más agresivos que en el resto del país. Saben que solo tienen los diez minutos que se tarda en ir caminando del barco al templo para hacer la venta.

Edfu Crucero nilo

Essam dándonos las explicaciones en en templo de Horus en Edfu.

Edfu Crucero nilo

Estatua de Horus

El templo de Edfu está dedicado a Horus y es bastante grande. Fue construido durante la época ptolemaica, así que fue de los últimos templos que se construyeron. Ptolomeo fue el general que Alejandro Magno dejó en Egipto para gobernar el país y su última descendiente fue Cleopatra.

Edfu Crucero nilo
El templo de Horus en Edfu es uno de los que mejor se conserva en Egipto, aunque dudo que eso dure mucho más, ya que en los escasos 45 minutos que pase allí, vi a los turistas hacer auténticas barbaridades, desde fumar puros delante de pinturas, tirar colillas al suelo, tocar los relieves, etc. Realmente me apetecía estrangular a más de uno. Desgraciadamente, esa conducta se repetía en todos los templos del crucero que visitamos. El turismo de masas acabará por destrozar lo que queda del país.

Edfu Crucero nilo

En esta foto se pueden apreciar los dos tipos de capiteles de los templos egipcios,
simulando las dos plantas que representan el alto y el bajo Egipto: la flor de loto y el papiro.

Edfu Crucero nilo
Después de visitar el templo volvimos al barco y al poco de subir zarpó en dirección a Kom Ombo. En el bar, Essam nos dijo que quien estuviera interesado en comprar cartuchos con el nombre escrito en jeroglífico que bajara en una hora. Aunque no tenía ningún tipo de intención de comprar, baje por curiosidad. Como un gran comercial que era, nos enseñó los colgantes y pulseras de plata en las que podías pedir que te inscribieran la forma del cartucho con el nombre que quisieras. Los precios iban desde los 15€ el más sencillo (colgante de plata con cordón de cuero) hasta el más caro que era de nácar con los jeroglíficos en plata que valía 60€. A mí me parecieron muy caros y de un gusto poco dudoso, así que no compré nada, pero el resto acabó comprando mucho. Menudo negocio tienen montado las agencias y los guías… Al acabar el teletienda subimos a cubierta para disfrutar del paisaje mientras navegábamos en dirección a Kom Ombo.

Crucero nilo

Disfrutando del paisaje en la cubierta del barco.

A las tres de la tarde fuimos a visitar el templo de Kom Ombo, dedicado a las divinidades Sobek (con cabeza de cocodrilo) y a Horus. Lo más destacado de este templo, aparte de ser doble, es el relieve de un calendario. Sobre este hay dos teorías: o que es un calendario normal o que era una agenda de las festividades religiosas. La verdad es que a estas alturas del viaje ya estaba un poco saturada de templos, de Amón y toda la família de dioses entera. Supongo que el problema es que en un breve periodo de tiemplo se visitan todos los templos seguidos y uno acaba colapsado.

Kom Ombo Crucero nilo

Templo de Kom Ombo

Kom Ombo Crucero nilo

Este relieve va para todos los seguidores de la serie “Lost”, ellos sabrán por qué

Antes de volver al barco, Essam nos recordó que esa noche se celebraba la fiesta de disfraces y quien no tuviera una chilaba podía aprovechar para comprarla allí o en el barco por 3€ (la más barata). Las chilabas que se venden en las tiendas de recuerdos son como de carnaval: con colores estridentes y lentejuelas extrañas. No se asemejan en nada a lo que realmente llevan los egipcios por la calle. La verdad es que a nosotros nos parecía una cutrada la fiesta de disfraces y decidimos ir vestidos normales. Pero al final, cuando cayó la noche y bajamos un poco al camarote a descansar antes de la cena, nos quedamos dormidos y no nos despertamos hasta el día siguiente. Sobre la crónica de la fiesta nos explicaron que casi todo el mundo iba con chilaba (camareros y guías incluidos) y que esa noche sirvieron comida egipcia para cenar. Ostras, eso sí que me dio rabia, porque en el barco la comida tradicional del país brillaba por su ausencia.

 

Galaxia crucero nilo

Al día siguiente íbamos a visitar Asuán


Datos de interés:

Templo de Edfu: 50 L.E. (6 euros)

Templo de Kom Ombo: 30 L.E. (3,60 euros)

6 comentarios

  1. Jaume Radigales 27 noviembre 2009
  2. miriam 27 noviembre 2009
  3. monica 27 noviembre 2009
  4. Isabel 27 noviembre 2009
  5. makavelik 28 noviembre 2009
  6. Isabel 28 noviembre 2009

Deja un comentario

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Isabel Romano
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam y gestión de comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: iromano.diario @ gmail .com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.