Visitando Pekín: la Ciudad Prohibida, Bei Hai park, Jingshan y el lago Hou Hai

Hace muchos años, fui a ver una película taiwanesa en versión original: Tigre y dragón. Casi al principio de la película, cuando Yu Shu Lien llega a Pekín a entregar la espada celestial al duque, hay una escena en la que entran en la Ciudad Prohibida y se ve una panorámica impresionante del palacio imperial en su época de máximo esplendor.  Y allí, en la butaca del cine, pensé: «algún día tengo que ir». Y por fin, años más tarde, me veía entrando por las puertas de la Ciudad Prohibida, qué sensación. Aunque, en lugar de guardias imperiales, me encontré toda una masa de turistas chinos.

Ciudad Prohibida Pekin

Primer patio de la Ciudad Prohibida

La Ciudad Prohibida es uno de los lugares más emblemáticos de Pekín. Recibe este nombre porque, en realidad, más que un palacio es una ciudad amurallada a la que muy pocos podían acceder, ya que fue residencia de emperadores durante cientos de años, hasta que en 1911 se instauró la República de China. Luego se abrió parcialmente al público en 1925 y en los años sesenta se abrió totalmente. En definitiva, es un museo enorme dividido en patios y palacios.

Ciudad Prohibida Pekin

Una réplica en miniatura de este muro está en Port Aventura

La manera más rápida de llegar a la Ciudad Prohibida es en metro, bajando en la estación de Tian’an men este o Tian’an men oeste (línea 1/roja) y caminar hasta la entrada, donde un retrato de Mao a todo color nos da la bienvenida. Al pasar por debajo, nos encontramos con un gran patio abarrotado de gente haciendo cola para comprar entradas, pero no para la Ciudad Prohibida. Para eso hay que ir al siguiente patio, en el que hay tres puntos de venta con numerosas taquillas, todas ellas con un montón de gente haciendo cola. Parece que en agosto muchos chinos aprovechan las vacaciones para visitar la capital. Justo antes de llegar a la «meridian gate» está la taquilla donde alquilan las audioguías, también disponibles en español. Otra cola superlarga para alquilar la audioguía y, una vez te dan el dispositivo, hay que hacer otra supercola en la ventanilla de al lado para que te den los auriculares y la programen en el idioma deseado. Llegados a ese punto, algo me decía que en la visita no íbamos a estar precisamente solos.

Ciudad Prohibida Pekin

Jardín del Emperador en la Ciudad Prohibida

La Ciudad Prohibida empezó a construirse en el año 1406, durante el periodo de la dinastía Ming, y se terminó catorce años después. El conjunto de palacios ocupa 70 hectáreas y se dice que tiene 9999 estancias, de las cuales, una tercera parte las ocupaban concubinas y eunucos. Puede dividirse en dos partes, los patios del sur que se usaban para la vida pública y los del norte que eran estancias más privadas. Este monumento pekinés está en constante restauración y muchas de las salas no están abiertas al público, pero para recorrerlas mínimamente bien, es necesario dedicarle entre tres y cuatro horas. Lo mejor es ir a primera hora, para encontrarse con menos gentío. Las puertas se abren a las 8.30 y se cierran a las 16.30.

Bei Hai Pekin

Parque de Bei Hai

Nosotros recorrimos la Ciudad Prohibida durante casi tres horas, pero la tarea se hizo un poco ardua por el calorazo y las riadas de gente que salían de hasta de debajo de las piedras. Por eso, para darnos un poco de respiro, luego fuimos hasta el cercano parque de Bei Hai (北海市). Este fue otra recomendación de un conocido que vive en Pekín y, tras la visita al palacio imperial, es toda una bocanada de aire fresco.

Bei Hai Pekin

Foto familiar en Bei Hai Park

Para entrar en el parque hay que pagar entrada. Dentro hay un gran estanque en el que se puede alquilar un barquito para pasear por allí. Es todo un pulmón verde justo en el centro de la ciudad. Te puedes encontrar a familias haciéndose fotos ataviados con trajes que imitan a los usados en la época imperial y escuchar a un músico callejero entonar notas con su guitarra. Nosotros aprovechamos para comer, ya que hay un par de restaurantes no muy caros.

Bei Hai Park

Templo en el interior del parque de Bei Hai

Tras comer y pasear un rato por el parque de Bei Hai, fuimos andando a otro parque situado en la colina del carbón, o Jingshan (景山). Nos habían recomendado visitarlo porque desde su punto más alto hay unas vistas excelentes de la Ciudad Prohibida. Nada más entrar, nos sorprendió encontrarnos una exposición de dinosaurios animados. Caminando entre diplodocus y triceratops, acabamos llegando hasta lo alto de la colina del carbón y, tal y como nos dijeron, las vistas desde allí de la Ciudad Prohibida son alucinantes. Desde allá arriba uno puede darse cuenta de las enormes dimensiones del complejo.

Parque colina carbon Pekin

Un dinosaurio chino: ¡grooooaaarrr!

Salimos por la puerta oeste, y allí mismo tomamos el autobús número 210 dirección a la Torre del tambor. Cuando llegamos a la parada más cercana, en lugar de ir hacia la torre, seguimos un poco a las masas y acabamos en una de las zonas de Pekín que más nos gustaron. Como Alicia siguiendo el conejo a través de la madriguera, aparecimos en el renovado hutong Yandai Xiejie, una callecita de estilo antiguo repleta de tiendas muy modernas. Sin duda una faceta que no me esperaba de China y que empezó a echar mis prejuicios por el suelo. De hecho, no solamente esa calle era de lo más «in», sino toda la zona de alrededor. Esa calle desemboca en el lago Hou Hai (后海), justo por encima del parque Bei Hai. Toda esta zona está llena de restaurantes de cocina tradicional e internacional y, a pesar de ser de construcción nueva, se inspira en la arquitectura tradicional china, lo que me gustó mucho. Desubrimos que la zona de Hou Hai es ideal para salir a pasear y cenar en Pekín.

Yandai Xiejie

La callejuela molona de Yandai Xiejie

No obstante, optamos por volver al hotel y cenar por allí cerca. Esa noche nos alojamos en el Michael’s House, que está en una zona muy poco turística. Como no sabíamos dónde cenar, le preguntamos a la recepcionista del hotel y nos recomendó un restaurante muy de barrio que estaba a dos pasos. Obviamente, la carta solo estaba en chino, así que en el hotel tuvieron la amabilidad de escribirnos una nota con lo que queríamos cenar.

Hou Hai Pekin

Puesta de sol en el parque Hou Hai

Hacía mucho calor y había infinidad de personas comiendo en puestos de comida callejeros. Antes de entrar en el restaurante pensé que seguramente yo no hubiera entrado allí por mi propio pie. Le di la nota del pedido al camarero con cierto escepticismo, pero cuando nos trajeron los platos y los probamos, comprobé que estaba todo buenísimo: fideos salteados con tomate y verduras, y cerdo agridulce. Fue una de las mejores cenas que disfrutamos en Pekín.

Comida china

Puestos callejeros de comida en Pekín

Comida china

Nuestra cena: fideos salteados con tomate y cerdo agridulce.

Fue la guinda de nuestro segundo día en China, el día que me enamoré de Pekín. Un amor que al día siguiente iba a crecer aún más con nuestra visita a la Gran Muralla.


HAZ CLIC PARA VER EL ITINERARIO DE ESE DÍA MÁS GRANDE

Datos de interés:

1. Entrada a la Ciudad Prohibida: 60 yuanes; audioguía: 40 yuanes; sala de los relojes: 10 yuanes.
2. Parque de Bei Hai: 20 yuanes.
3. Restaurante en el parque de Bei Hai: berenjena con pimiento verde: 20 yuanes; pollo con salsa de soja: 28 yuanes.
4. Parque de la Colina del carbón: 10 yuanes.
5. Cena en el restaurante cerca del Michael’s House: cerdo agridulce: 23 yuanes; fideos con tomate: 12 yuanes. Podéis pedir a la recepcionista del hotel que os escriba el pedido en chino. La carta no está en inglés y en el restaurante solo hablan en chino. Es el local que hay en la esquina del callejón que conduce al hotel y destaca porque tiene unas escaleras dobles en la entrada.

6 comentarios

  1. Akasha83 (Viajar code: Verónica) 8 julio 2013
  2. Libreta Viajera 11 julio 2013
  3. Helena 15 julio 2013
  4. José Carlos DS 16 julio 2013
  5. Victor 22 julio 2013
  6. Míriam 23 julio 2013

Deja un comentario

Información sobre protección de datos

  • Responsable: Isabel Romano
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam y gestión de comentarios.
  • Legitimación: Tu consentimiento.
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: iromano.diario @ gmail .com
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Centro de preferencias de privacidad

Cookies imprescindibles

Se usan para saber si ya aceptaste nuestras políticas y para servir más rápidos los contenidos.

_ga, _gat, _gid, gdpr, gdpr[allowed_cookies], gdpr[consent_types]

Cookies de terceros

Usamos cookies de terceros con servicios, también garantes de tu privacidad, que analizan tus usos de navegación para que podamos mejorar los contenidos, si ya estás suscrito al boletín y los elementos compartidos en redes sociales y el formulario de comentarios.

1P_JAR, APISID, CONSENT, HPSID, NID, SAPISID, SID, SIDCC, SSID, act, c_user, datr, fr, m_pixel_ratio, presence, sb, wd, xs, _pinterest_cm, wp_api, wp_api_sec, tk_tc, datr, _js_datr, _ga, _sp_zendesk, bkng, cors_js, cto_lwid, cws, esadm, lastSeen, utag_main, zz_cook_tms_ed, zz_cook_tms_ep, zz_cook_tms_hlist; zz_cook_tms_seg1, zz_cook_tms_seg3, vpmss, header_signin_prompt, _tq_id.TV-273681-1.3b4c, IDE, BT, PI, UI
1P_JAR, APISID, CONSENT, HPSID, NID, SAPISID, SID, SIDCC, SSID
act, c_user, datr, fr, m_pixel_ratio, presence, sb, wd, xs
_pinterest_cm
wp_api, wp_api_sec, tk_tc
datr, _js_datr
_ga, _sp_zendesk, bkng, cors_js, cto_lwid, cws, esadm, lastSeen, utag_main, zz_cook_tms_ed, zz_cook_tms_ep, zz_cook_tms_hlist; zz_cook_tms_seg1, zz_cook_tms_seg3, vpmss, header_signin_prompt, _tq_id.TV-273681-1.3b4c
IDE
BT, PI, UI

Analytics

Other